A punto de finalizar las obras de la carretera Sigüenza-Imón

El Gobierno Regional ha invertido 3,5 millones de euros en un proyecto que contempla el ensanche de la calzada para mejorar la seguridad en el tráfico y el refuerzo y reciclado del firme en estos 17,3 kilómetros. De esta manera la calzada alcanzará un ancho de 7,30 metros (anteriormente su anchura oscilaba entre los 5,9 y 6,2 metros). Asimismo se están ejecutando otras obras complementarias centradas en la tala de árboles y arbustos para mejorar la seguridad vial, demolición y reposición de pasos de peatones sobreelevados conforme a la normativa, o el acondicionamiento de los accesos existentes puesto que la CM-110 da servicio a otros muchos pueblos como Palazuelos, Ures, Pozancos, Riosalido o La Barbolla.

Esta vía, que forma parte de la red básica de carreteras de Castilla-La Mancha, registra una elevada intensidad de tráfico con un alto porcentaje en tránsito de vehículos pesados, alcanzando un 14 por ciento de la circulación total, lo que indica claramente su importancia estratégica para la industria local. El alcalde de Sigüenza, José Manuel Latre, afirma que la próxima finalización de los trabajos es una excelente noticia “tanto para el turismo de nuestra ciudad, no olvidemos que la CM 110 vertebra la ruta del Románico Rural, como para la Sierra Norte de Guadalajara puesto que el nuevo firme refuerza el eje Sigüenza-Atienza, clave también para el desarrollo industrial de la comarca”. 

El pasado día 7 de agosto los trabajos recibieron la visita de la consejera de Fomento de Castilla-La Mancha, Marta García de la Calzada. “El Gobierno regional está priorizando la reparación de nuestras carreteras para favorecer la comunicación y la vertebración de Castilla-La Mancha”, aseguraba entonces García de la Calzada, quien además destacó el esfuerzo de la Junta para “garantizar la seguridad” de la red básica de carreteras.