¿A qué dedica el tiempo libre la CEOE de Guadalajara?

Presentac..
Presentación del informe de las patronales de Soria, Cuenca y Teruel, en la sede de la patronal en Madrid. En el centro, Juan Rosell. Foto: CEOE

El pasado martes, los presidentes de las patronales de Soria, Cuenca y Teruel presentaron en Madrid un informe con un título nítido y un contenido interesante: Cuenca, Soria y Teruel y su encaje en un área meridional escasamente poblada. En el acto, que tuvo lugar en la sede de la CEOE, participaron los presidentes de esta organización, Juan Rosell, y de Cepyme, Jesús Terciado. El informe avala con un arsenal de datos la petición formulada por estas provincias para beneficiarse de los fondos regionales que habilitará la Comisión Europea entre 2014 y 2020.

Soria, Cuenca y Teruel optan a un paquete de ayudas de 1.000 millones de euros, que compartirían con otras regiones de Escocia y Noruega, consideradas también “ultraperiféricas y poco pobladas”, según el lenguaje comunitario. El documento defiende que estas tres provincias cumplen las directrices de la UE para ser incluidas como beneficiarias directas. Los representantes empresariales pidieron “fórmulas de apoyo novedosas que contrasten la inevitable tendencia de abandono de sus gentes, la inviabilidad de los negocios y la pérdida de sus inversiones”.

La despoblación y el escaso nivel de desarrollo económico son la piedra angular de esta reivindicación. El 90% del territorio de Soria, Cuenca y Teruel está por debajo del umbral de 8 habitantes por kilómetro cuadrado, a partir del cual se considera un área “escasamente poblada”. La mitad de su población vive en el medio rural. El informe subraya que, al estar cerca de grandes focos poblaciones, se ha facilitado un fenómeno emigratorio constante. A ello hay que sumar que son provincias con poca industria, una población dispersa y envejecida y una oferta de servicios públicos “menor y más deficiente” que el resto del país. En cuanto al empleo, Soria y Teruel tienen una de las tasas más bajas de España (16,4% y 19,8%, respectivamente) y Cuenca supera la media española (26,4%).

El Tratado de Lisboa (2007), en su artículo 174, recoge explícitamente que “se prestará especial atención a las regiones que padecen desventajas naturales o demográficas graves y permanentes”. Para eso se crearon los fondos de cohesión (Leader, Leader + y otros) y para eso ahora la Comisión Europea se plantea seguir inyectando liquidez en las regiones más pobres. El informe no se limita a hacer un diagnóstico de la situación actual, sino que recoge la necesidad de hacer tarea de lobby, cursar una reclamación a la Comisión y una queja ante el Defensor del Pueblo, formalizar una petición al Parlamento europeo y hasta valorar la presentación de recursos en el Tribunal de Justicia de la UE.

El documento de las patronales conquense, soriana y turolense apela a la “solidaridad” entre los Estados miembros y anima a “superar las divisiones provocadas por las fronteras administrativas”, pese a la pertenencia a distintas comunidades autónomas. “La política de cohesión es la bisagra entre la cohesión social y el equilibrio ecológico” (pág. 33). En la UE, solo el 7% de la población vive en grandes ciudades de más de cinco millones de habitantes, a diferencia de EEUU, donde este porcentaje supera el 25%. Los autores hacen hincapié en la necesidad de impulsar el desarrollo de los municipios medianos que actúan de cabecera en las zonas rurales. “El papel de estas poblaciones es clave para evitar el éxodo rural y garantizar que esas zonas sigan siendo atractivas para vivir”, indican.

Solo 2,6 millones de personas viven en las regiones “escasamente pobladas” de la UE. Los especialistas alertan del descenso de una densidad de población “ya escasa”, enfatizan que “la dispersión geográfica genera costes extra para las infraestructuras” y añaden que la falta de industria “provoca que los jóvenes y especialmente las mujeres emigren en busca de educación o mejores empleos” (pág. 53).

¿Les suenan todos estos argumentos? Seguramente sí porque la provincia de Guadalajara comparte la mayoría de los criterios que arguyen en Soria, Cuenca y Teruel para hacerse valer ante la Comisión Europea. De hecho, el informe se apoya en el mapa Sespa (Southern Europe Sparsel y Populated Area) en el que incluye la superficie afectada por la despoblación en Soria, Teruel, Cuenca y, oh sorpresa, en Guadalajara. La franja provincial que abarca está delimitada por la Tierra de Molina (Alto Tajo incluido) y la Serranía, desde Sigüenza hasta el macizo de Ayllón. Guadalajara maquilla sus estadísticas demográficas con el Corredor del Henares, pero su realidad está cada vez más lejos de Madrid y más cerca del resto de sus provincias vecinas.

Es una lástima que Guadalajara haya sido excluida del informe de la patronal. ¿Por qué se ha quedado en fuera de juego la CEOE provincial? Si ha sido por acción o por omisión no es un detalle insignificante, pero ahora lo que interesa a cualquier ciudadano, sobre todo si es un empresario confederado, es averiguar a qué dedica el tiempo libre la organización que preside Agustín de Grandes. Da la impresión de que, a la patronal alcarreña, la primera batalla por los nuevos fondos europeos, le ha pillado a Belén pastores.

Esta miopía no es nueva. La CEOE es ese olimpo de lumbreras que a principios de siglo predijeron un crecimiento sideral del Corredor del Henares, con unas proyecciones demográficos casi fantasmagóricas. Todo aquello voló. Y también el ladrillo. Y ahora se ha quedado en una asociación gremial que organiza cursos, jornadas informativas, galas de premios almibarados y hasta edita panfletos a mayor gloria de los políticos locales. Una tarea insuficiente para un presente de crisis.

La ausencia de la CEOE de Guadalajara en la iniciativa lanzada por Soria, Cuenca y Teruel es una pésima noticia que convendría enmendar lo antes posible. La provincia se juega muchos cuartos. En un entorno de competitividad creciente, incluso en aquellos territorios que hasta ahora han percibido fondos de cohesión, la batalla política por el mantenimiento de las subvenciones va a ser durísima. La idea de estas tres provincias es solicitar a la UE una gestión local de las ayudas a partir del año que viene, a diferencia de la tutela autonómica que han tenido hasta ahora. ¿Dejará Guadalajara que sea solo en Toledo, otra vez, donde se gestione su futuro?