Acusado crimen de Horna: “me vino un flash y ya no se lo que pasó”

El juicio se iniciaba este lunes. En primer término se conformaba el jurado y después se iniciaba la vista con la exposición en las conclusiones provisionales de las partes personadas en el mismo.

El primero en declarar era el propio imputado, Diego Z,  a quien se le acusa de haber causado la muerte de Mercedes Muñoz, una joven de Ciudad Real, psicóloga de profesión, que trabajaba en la residencia de mayores de la Ciudad del Doncel, a quien supuestamente mató tras propinarle numerosos golpes, mordicos y finalmente degollarla.

De su declaración hay que reseñar las contradicciones en las que cayó en varias ocasiones el acusado. quien, a preguntas del Ministerio Fiscal sobre lo que recordaba de la muerte de Mercedes, se limitó a decir, en varias ocasiones que “de repente, me vino un flash y ya no se lo que pasó”.

También, en su declaración, incidió en que su relación con la víctima era de amistad y sexual pero no sentiemental, “no de novios”, añadió.

El Ministerio Fiscal pide para Diego 22 años de prisión por un delito de asesinato, considerando que hubo alevosía y ensañaamiento. La acusación particular que representa a la familia de Mercedes eleva la pena hasta los 25 años de prisión.

Por su parte, la Defensa, reconoce a Diego como autor de estos hechos pero pide para él siete años y seis meses por un delito de homicidio. En su petición entiende que cuando actuó, el imputado no sabía lo que hacía, sufría un estado de enajenación metal transitoria, y que además no hubo alevosía ni ensañamiento, como se pretenderá probar a lo largo de estos días tanto desde el Ministerio Fiscal como desde la Acusación que presenta a la familia de Mercedes M.

La vista continúa este martes con las declaraciones de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

Los hechos tuvieron lugar un diez de diciembre de hace ya tres años, en la pedanía de Horna, donde apareció muerta Mercedes Muñoz. El presunto autor, al que ahora se juzga en la Audiencia de Guadalajara, huyó a Francia donde fue localizado diez días después.

Desde que ocurrieron los hechos Diego Z. permanece en prisión provisional.