Agudo se pregunta: “¿Dónde está el dinero que el PSOE dejó sin pagar del Hospital de Guadalajara?”

Agudo recuerda al parlamentario toledano que “las obras del Hospital de Guadalajara estarían en marcha si Barreda no se hubiera ido dejándolas sin pagar desde mucho meses antes. ¿Dónde está el dinero que no se pagó durante meses y meses a la constructora mientras esta seguía trabajando? No se puede dejar de pagar a los trabajadores por cuenta ajena,  autónomos y a las pymes que trabajan para las administraciones públicas como hicieron los socialistas en Guadalajara”.

En este sentido María José Agudo añade: “¿No habrá nadie en el PSOE capaz de entender que no te puedes ir de los sitios haciendo un “sin-pa”, ya sea una cafetería o un Gobierno regional? Si Fernando Mora quiere reivindicar que es legítimo hacer un “sin-pa” en la vida privada o en la política, que lo diga, porque el “sin-pa” de estos señores con Castilla-La Mancha ha sido tan monstruoso que tardaremos muchos años en pagar sus deudas entre todos los castellano-manchegos”. La diputada por Guadalajara subraya que Fernando Mora “haría bien en intentar provocar menos incendios sin sentido y aprender que las facturas se pagan, aunque sus compañeros de partido no lo hicieran”.

Agudo, que también es viceportavoz del Grupo Parlamentario Popular en las Cortes de Castilla-La Mancha subrayaba que “nos queda mucha pedagogía que aplicar a los socialistas a la vista de que ni siquiera reconocen que son ellos los que han creado los problemas y que el Gobierno de la presidenta Cospedal es el que ya ha empezado a resolverlos”.

La diputada regional por Guadalajara ha valorado más positivamente que el propio Fernando Mora admitiera que es razonable que los plazos de ejecución de la ampliación del Hospital General y Universitario se reajusten “aunque también debería aceptar este tan distinguido socialista que su compañeros plantearon un proyecto con tantos errores de planificación y tan graves que es vital para no despilfarrar como ellos hacían adaptarlo a las necesidades concretas de Guadalajara, con sentido común y sin tanto afán por gastar sin control un dinero que no existía”.