Alberto Corsín presenta el libro “Del hombre y el toro, historia de muerte, diversión y arte, a los primeros días de las fiestas”

siguenza_libro100814El aparejador seguntino, Alberto Corsín, ha presentado “Del hombre  y el toro, historia de muerte, diversión y arte, a los primeros días de las fiestas”, como parte de la programación cultural de la recién estrenada Semana Grande de las Fiestas de San Roque en el año 2014.

El libro parte de la primigenia grabación de dos CDs, que como el mismo autor explica en el prólogo, “son el resultado del naufragio de la construcción”. En medio de una tempestad laboral, Corsín tuvo la suerte de asirse con fuerza a algunas aficiones como la música y la poesía “que una señora llamada crisis se encargó de desempolvar y en algún caso potenciar”, dice en el prólogo.

La afición a los toros de Corsín, que ni siquiera muchos de sus amigos conocían, procede de los primeros San Roque de los que conserva el recuerdo. En la ciudad de Sigüenza eran impensables unas fiestas sin los encierros, “que desde bien pequeño veía, entre los barrotes de la barandilla y pegado a las piernas de los mayores, pasar corriendo desde el  balcón de mi casa”.

Vecino de Corsín fue en aquellos años un torero, Carlos García Moro, que triunfó sonoramente en la plaza de toros, entonces frente al Seminario. “Alguna vez lo vi llegar a hombros con mis ojos de niño ansioso por encontrar héroes. El, al día siguiente, con un trato cercano y amable, me mostraba las orejas de sus enemigos, o las banderillas aplastadas, de manera que lo idolatraba”, reconoce el autor.

El entonces torero, después monosabio y empleado de callejón en Las Ventas, labores que ejerció para mantener su conexión con el toro además de su profesión, estuvo presente también en la presentación del libro.  “El, con quien he coincidido tiempo después,  fue una de las primeras personas que escuchó los CDs. Cuando me dijo que formaban parte de su equipaje, donde quiera que fuera, significó un gran estímulo para mí”, explica Corsín.

La concienzuda labor investigadora del aparejador literato, buscando siempre los orígenes en “la tradición del enfrentamiento entre el hombre y el toro”, que dejó plasmada en los audios le dejó la sensación “de quedar como en mitad de la nada”. De esta manera decidió completar su repaso a la tradición del mundo del toro con un libro que se imprimió finalmente en la primavera de 2014, y que ayer fue presentado en el Salón de Plenos del Ayuntamiento de Sigüenza.

Libros y CDs, lujosamente encuadernados, repasan “una tradición taurina que es fundamental conocer antes de juzgar, y no obviar, decir que no existe o que se inventó anteayer”, afirma el autor. Poco a poco, como los joyeros, Corsín fue engastando con mimo poesías, propias y ajenas, con fotografías hasta escribir una la pieza de orfebrería literaria que es “Del hombre y el toro, historia de muerte, diversión y arte, a los primeros días de las fiestas”. En cualquier caso, fue de aquella semilla de amistad en el patio de vecindad, de la que ha surgido la flor del libro.

El alcalde de Sigüenza, José Manuel Latre, agradeció a Alberto la elección de Sigüenza para la presentación. El regidor recordó una frase de Ortega Y Gasset que Corsín recoge en el libro: “La historia del toreo está ligada a la de España. Sin conocer la primera, resultaría imposible conocer la segunda”.

Por su parte el doctor Javier Sanz recordó que el de Corsín fue el último libro que su propio padre, fallecido hace unos días, tuvo en las manos en vida. Amigo del autor, Sanz le dedicó unos versos para finalizar una intervención magistral, como suelen ser siempre las suyas: “Aquí y ahora, San Roque ya a treinta metros, en tu cuadrilla el alcalde y el mítico don Lorenzo y este tu amigo, al que has puesto en un aprieto, se han vestido de fiesta y dicen a los cuatro vientos que faltaba en la Biblioteca de El Escorial un nuevo libro de toros, un libro de sentimiento, un libro que cante jondo lo que se danza en el ruedo, un libro de poesía, con la que está cayendo, un libro de torería, todo un acontecimiento, eso sí que es sangre fría, eso sí que es correr riesgo, eso es atarse los machos para empuñar los aceros. Por ello la plaza te ha recibido, como torero tremendo, y te corea a mil voces: ¡ole tus huevos Alberto!”.

Lorenzo Díaz, que dirigió para terminar la presentación un divertido coloquio con su habitual sentido del humor, calificó el libro de Corsín de prosa y poesía “con musculatura”. El periodista afirmó que si desparecieran los toros, “desaparecería gran parte de mi memoria sentimental” y dijo que “es muy oportuno que un señor que ha vivido la crisis en sus carnes, escriba un libro sobre un arte, que desgraciadamente, también está en crisis”.