Alique: “El Gobierno de Rajoy ha reducido la inversión en Guadalajara más de un 17%”

psoe_alique041014El senador del PSOE Jesús Alique ha asegurado que los Presupuestos Generales del Estado para el año 2015 demuestran que el Gobierno de Mariano Rajoy “abandona a su suerte a Guadalajara”, con la complicidad de la presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal. “Su compromiso es cero, porque no apuestan por el principal problema de los ciudadanos, que es el empleo, ni por el desarrollo económico de la provincia”, ha afirmado.

Según ha explicado, la inversión en Guadalajara ha caído más de un 17% desde que gobierna el PP, en relación con la anterior etapa de gobierno socialista. Mientras que la media anual de inversiones fue de casi 95 millones de euros en el periodo 2008-2011, no llega a 80 millones en esta legislatura.

En 2015, la inversión prevista será prácticamente la misma que este año, exceptuando las partidas que corresponden al tercer carril de la A-2 y a trabajos de mejora en esta misma autovía en el tramo que llega hasta el límite con Soria. En ambos casos, se trata de obras que ya están ejecutadas, cuya amortización se prolongará hasta 2026 con cantidades variables cada año.

Inversiones desaparecidas
“El resto es más de lo mismo. La previsión de inversiones no sirve para nada porque no se ejecuta, o se olvida y desaparece”, ha afirmado. Como ejemplo, ha señalado que en 2015 sale de los presupuestos el nuevo edificio de los juzgados, pese a que había una dotación de más de 400.000 euros para este año, de los que no se ha invertido nada. “Es un ejemplo más de los incumplimientos de Rajoy, de Cospedal, y muy especialmente del alcalde de Guadalajara y diputado en el Congreso Antonio Román”, ha indicado el senador socialista.

Lo mismo ocurre con la restauración de la catedral de Sigüenza y el castillo de Embid, que tampoco aparecen en el presupuesto del próximo año, al tiempo que queda descartada la construcción del parador de Molina de Aragón. “Es una desvergüenza inaceptable”, ha subrayado Alique.

En otros casos, hay proyectos muy destacados que aparecen con partidas ridículas, con la única finalidad de que no se pueda criticar su desaparición, “aunque en la práctica desaparecen, porque el dinero no da ni para imprimir los planos del proyecto”. Así ocurre con la variante de la A-2 a su paso por Guadalajara, dotada con 5.000 euros para 2015, la misma cantidad que ha tenido este año; con la autovía de Molina de Aragón, que también repite con los 9.130 euros que ha tenido este año, o la conexión entre la A-1 y la A-2, que aparece nuevamente con 7.000 euros. Peor aún es el caso de la variante de la N-320, para la que había 10.000 euros este año y el próximo solo tendrá la mitad.

“La conclusión es que estos presupuestos olvidan a Guadalajara. No apuestan por la inversión pública en infraestructuras que ayudarían a crear empleo y vertebrar el desarrollo de la provincia”, ha resumido Alique. Un año más se olvida el plan de reindustrialización del Corredor del Henares, pedido por el PSOE, que permitiría atraer empresas competitivas para crear empleo, al igual que el parque científico y tecnológico del polígono del Ruiseñor, en la capital, con una superficie de más de 1,5 millones de metros cuadrados de suelo para el primer desarrollo industrial de la ciudad desde los años setenta. El senador socialista ha recordado que fue paralizado por Román nada más llegar a la alcaldía, “a pesar de que era el proyecto más importante para la ciudad, porque el principal problema de los ciudadanos es el empleo, y los más jóvenes están siendo condenados a marcharse para buscar empleo”.

Alique también ha llamado la atención sobre el recorte de casi cinco millones en el presupuesto para obras de abastecimiento de los municipios ribereños de Entrepeñas y Buendía. “Lo cierto es que no se ha ejecutado prácticamente nada de lo previsto este año y volverá a pasar lo mismo con una obra que debería estar terminada a finales de este año”, ha vaticinado. “Esta es la puntilla para la zona, después de que este año el PP haya garantizado el trasvase por ley y de por vida, convirtiendo la cabecera del Tajo en un afluente del Segura. Con el PP, todo el agua para Murcia y ni agua para Guadalajara”.