Alique reclamará en el Senado una profunda reforma en el sector energético

De esta forma, los socialistas solicitan medidas que contribuyan a garantizar el establecimiento y la consolidación de un sistema energético sostenible, seguro y competitivo.

Alique ha subrayado que es necesario hacer frente a los desequilibrios energéticos que presenta nuestra economía como la alta dependencia del exterior, la elevada intensidad energética y su carácter contaminante y un elevado déficit tarifario institucionalizado hace años por el Gobierno de José María Aznar.

El senador por Guadalajara ha señalado que el Ejecutivo ha de corregir el rumbo que ha tomado en materia energética tras “estos primeros cien días de auténticos despropósitos”. En este punto, ha criticado algunas medidas adoptadas por el Gobierno como la prórroga de la vida útil de las Centrales Nucleares, el parón de las energías renovables, el frenazo a la política de ahorro y eficiencia energética o el incremento de las tarifas que castiga al consumidor. Jesús Alique ha afirmado que “estas decisiones no ayudan en nada ni a mejorar la competitividad de nuestro sistema energético ni a garantizar el futuro de nuestra economía ni a resolver los graves problemas que lo aquejan”.

El parlamentario del PSOE ha detallado el contenido de la propuesta y ha indicado que reclaman al Gobierno que, en colaboración y en permanente diálogo con los distintos grupos políticos, con todas las Comunidades Autónomas y con los agentes públicos y privados, ponga en marcha, con carácter muy urgente, un conjunto de medidas que contribuyan a garantizar el establecimiento y la consolidación de un sistema energético sostenible, seguro y competitivo.

Entre estas medidas, Jesús Alique ha destacado el desarrollo de instrumentos legales para la promoción y el fomento de tecnologías de uso de la energía más eficientes y de menores emisiones de gases de efecto invernadero. Entre ellas, es preciso subrayar la aprobación de una ley de ahorro y eficiencia energética con particular énfasis en los sectores de vivienda y transporte, que promueva de forma efectiva una reducción del consumo y, por lo tanto, de la intensidad energética del país, disminuyendo el coste en la balanza comercial y la huella ecológica de nuestro consumo.

También, la aprobación de una Ley de Energías renovables en la que se establezcan los objetivos a alcanzar, se diseñe un marco regulatorio estable para el desarrollo de las distintas tecnologías, con horizontes bien definidos en términos de aumento de capacidad y, se establezcan los mecanismos de apoyo público a las distintas tecnologías renovables.

Los socialistas reclamarán además que se establezcan los mecanismos necesarios para descentralizar la producción de electricidad, y pasar del modelo actual de control por parte de una pocas grandes empresas, a un modelo democratizado de generación distribuida, en el que la producción de electricidad se llevará a cabo en múltiples tipos de instalaciones (centrales pequeñas, medianas y grandes), así como en las propias viviendas que se irán transformado en pequeños productores con capacidad de autoabastecimiento en algunas horas del día, y vendedores de energía en otras.

A través de esta iniciativa, Alique también pedirá revisar en profundidad los costes reconocidos por la regulación a las empresas, con el fin de establecer una senda de eliminación del déficit de tarifa, que sea coherente con los intereses de los consumidores y la competitividad de nuestras empresas, especialmente de las PYMES y autónomos.

Por otra parte, el Grupo Socialista apuesta por establecer un canon sobre aquellas instalaciones ya amortizadas, como la hidroeléctrica y la nuclear, con el objetivo de que puedan financiar los incentivos a las tecnologías de energías emergentes que sean más sostenibles medioambientalmente y más seguras que la nuclear.

Otras medidas reclamadas por el PSOE son el refuerzo de los fondos destinados al Instituto para la Diversificación y el Ahorro Energético para el fomento y la coordinación de políticas de ahorro y eficiencia energética y de energías renovables y el fomento del desarrollo de productos innovadores y nuevas tecnologías que permitan mejorar la eficiencia energética del conjunto del sistema productivo, sin menoscabar la obligada disminución de emisiones inherentes al sector.

Jesús Alique también pedirá en la sesión plenaria la derogación inmediata del Real Decreto Ley por el que suspende las primas que deberían cobrar las nuevas instalaciones de generación eléctrica de régimen especial: eólicas, fotovoltaicas, termosolares, de biomasa, cogeneración, hidráulica y las que funcionan con residuos.

Por último, Alique abogará por mantener la fecha señalada por el anterior Gobierno como fecha de cierre de la Central Nuclear de Santa María de Garoña. Así, como fijar un horizonte de cierre gradual de las centrales nucleares, al finalizar su vida útil de 40 años para las que fueron diseñadas, o antes si los exámenes técnicos detectan circunstancias que hagan aconsejable su cierre anticipado. De esta forma, desde 2013 a 2028 el parque nuclear español dejará de estar en servicio.