Ayuntamiento y Junta renuevan 400 metros de colectores en la red de saneamiento de Sigüenza

Los trabajos, que se prolongaron por espacio de tres meses, han renovado la red de saneamiento que discurre bajo la calle Villa de Atanzón y también en el antiguo colector del Arroyo de Valdemedina y en la unión del colector de la calle Manuel Pardo Gayoso con el que canaliza el Arroyo de Vadillo. Asimismo el colector que da servicio a la calle de Manuel Pardo Gayoso ha quedado conectado a la nueva instalación evitando que las aguas fecales que canaliza viertan al río gracias a una ampliación del proyecto inicial que ha sufragado íntegramente en este caso el Ayuntamiento.

De la misma manera, el Consistorio ha completado las obras programadas inicialmente en el proyecto de la Junta con la también necesaria renovación de otro tramo de colector que discurre entre el emblemático Puente de San Francisco, ubicado en el final del barrio de San Roque, y el Paseo de las Cruces, añadiendo así otros 80 metros de canalización nueva a la red seguntina ya existente. Esta segunda parte de los trabajos está ahora a punto de concluir.

La necesidad de la modernización de la red de saneamiento a esta altura estaba más que justificada debido a las filtraciones que sufría la instalación anterior y que llegaban a colapsar la depuradora municipal, menoscabando tanto la operatividad del tramo como la capacidad de la depuradora.

En total se han sustituido más de 400 metros lineales de colectores en los tres ramales mencionados. Todos los tramos mejorados cuentan ahora con tubo impermeable fabricado en material polipropileno.  La renovación de redes ha costado algo más de 101.000 euros que ha financiado la Junta de Comunidades de Castilla La Mancha, a los que hay que añadir los 6.000 que aporta el Ayuntamiento de Sigüenza para ejecutar la ampliación del proyecto.

Las obras han sido culminadas por la Brigada Municipal de Sigüenza adecentando y limpiando algunos lugares emblemáticos en los que se ha intervenido para darle, por ejemplo, el protagonismo que merece al Puente de San Francisco construido en el año 1630. Esta área es muy transitada por el paseo diario de los seguntinos que llegan hasta allí desde la Alameda.