Baadvisk encandila en el Pósito con el sonido grave de su tuba

Juntos interpretaron obras del compositor argentino Astor Piazzola, “a todos los músicos nos gusta tocar sus tangos”, reconocía el nórdico, del pianista y compositor sueco Niklas Sivelöv, del noruego Arild Plau y del francés Jean-Baptiste Arban, mientras que  el propio Baadsvik ejecutó magistralmente dos solos basados sus obras “Fnugg” y “Ordner seg”.

Natural de la ciudad de Trondheim, Baadvisk confesó ayer en Sigüenza con una sonrisa que se dedicó a la tuba por casualidad, porque su primera elección para formar parte de la banda de su ciudad había sido la trompeta. “Llegué tarde y solo quedaba la tuba”.

El noruego es el único intérprete que se dedica a tiempo completo como solista de este instrumento. “Hay muchos otros músicos que tocan melodía de tuba, pero no de forma profesional”, explicó.  Baadvisk ha desarrollado una técnica propia para exprimir en todas direcciones el sonido que sale de su tuba, convirtiéndola también en un instrumento de percusión sólo con el uso de la lengua y los labios. También es capaz de cantar sobre la boquilla, al mismo tiempo que toca. “Utilizo un método parecido al que usaban los nativos australianos para tocar el  Didgeridoo, el abuelo de la tuba”, contó ayer.

El noruego ha visitado nuestro país en numerosas ocasiones. Califica el público español  de “muy entusiasta”, como corroboró ayer una vez más en el Auditorio de El Pósito. Los seguntinos comprobaron extasiados hasta donde se puede llegar con el instrumento de viento de las notas graves. Baadvisk correspondió con una excelente interpretación que salpimentó con explicaciones sobre su particularísima forma de hacer. Hizo demostraciones acompañadas de explicaciones que tradujo del inglés la propia Raatz. Sorprendieron sobremanera a la audiencia los solos de sus propias composiciones. “Fnugg” significa en danés literalmente escama, o cosa pequeña, y “Ordner seg”, que es una oda al primer sol de febrero que acaba con la oscuridad invernal de Trondheim.

El dúo se ha paseado en estos días por varios escenarios levantinos, terminando ayer su gira en Sigüenza. “Es muy interesante compartir experiencias musicales con otros intérpretes. Bernadetta es una excelente pianista que además me hizo sugerencias muy interesantes, que acepté, sobre la forma de encarar las “Tres Danzas” de Sivelov”, comentó ayer el nórdico.

Recién llegado de Castellón, apenas había tenido tiempo de intuir la ciudad. “Parece un lugar muy agradable y con raíces”, dijo, y que, curiosamente, como Trondheim, fue fundada en el comienzo de la Baja Edad Media”. Entre sus próximos proyectos está la grabación de dos discos con la orquesta filarmónica de Noruega.

Bell´Arte cuenta con el apoyo de numerosos patrocinadores locales y con la colaboración del Ayuntamiento de Sigüenza. En representación del Ayuntamiento estuvo presente en el concierto el alcalde de la ciudad, José Manuel Latre, encabezando a un nutrida representación municipal.

Más información:
Ayuntamiento de Sigüenza. Prensa. 949 390 850
Gabinete de Prensa. Javier Bravo. 606 411 053