Barreda visita los pueblos de la Arquitectura Negra

“Se trata de eso, de hacer un esfuerzo compartido para desarrollar las posibilidades de los pueblos de la Arquitectura Negra, que son enormes”, señaló el presidente, que insistió en que precisamente con ese objetivo se ha elaborado el Plan de Competitividad del Producto Turístico Pueblos de la Arquitectura Negra.

Barreda consideró que esta zona de la provincia de Guadalajara no tiene competencia ya que, afirmó, “lo que ofrecemos es muy singular porque llegar aquí es llegar a otro territorio, a otro mundo, y es ahí donde hay una enorme fuente para atraer a muchos visitantes”.

Para el presidente, esta oferta se caracteriza por estar muy cerca de grandes ciudades como Madrid, pero, a la vez, “muy lejos del estrés”. En este sentido consideró que la Sierra Norte de Guadalajara es una de las comarcas más hermosas y bonitas de toda España con un impresionante patrimonio natural, histórico, artístico, etnográfico y gastronómico. “Son las enormes posibilidades que ofrece la economía verde”, añadió.

Según el jefe del Ejecutivo autónomo, de un tiempo a esta parte la comarca se ha puesto más en el mapa y ha ido cobrando vida en los últimos años, tal y como pudo comprobar durante su recorrido por Campillo de Ranas cuyo colegio empezó con seis alumnos y ahora ya cuenta con 23.

Barreda quiso dedicar unas palabras de gratitud a todas las personas que a lo largo de muchos años, muchos de ellos muy duros, “han estado aquí manteniendo nuestro patrimonio, manteniendo viva nuestra historia, y toda una comarca”. En este sentido se dirigió especialmente a todos los alcaldes y concejales, independientemente de su coloración política, que han apostado por esta tierra “echándole imaginación, pasión y eficacia”.

Finalmente, el presidente castellano-manchego se dirigió también a los posibles inversores interesados en esta tierra para asegurarles que “en esta Región somos de fiar”, lo que consideró muy importante a la hora de montar cualquier negocio o empresa. “Quien confíe en nosotros debe saber que no le vamos a tratar burocráticamente desde la distancia, sino con la cercanía, el interés y la pasión de quien se compromete para que sus paisanos tengan más y mejores posibilidades”, apuntó Barreda, para quien la alianza de los empresarios es fundamental para que proyectos como este salgan adelante.

Por su parte, el alcalde de Campillo de Ranas, Francisco Maroto, agradeció a la Diputación su aportación económica y al presidente Barreda por apostar por Guadalajara y por la comarca para realizar este proyecto que “de verdad considero que se merecía el sector por haber invertido en la zona, los ayuntamientos y, sobre todo, los vecinos de nuestros pueblos por estar y cuidar del entorno pues sin ellos no seriamos lo que somos”.

La subdelegada del Gobierno en Guadalajara, Araceli Muñoz, valoró la colaboración entre las administraciones para sacar adelante este proyecto y aseguró que el entendimiento es una de las señas de identidad del Gobierno de Castilla-La Mancha y del Gobierno de España. Explicó que el presupuesto del Plan de competitividad, que está financiado entre el Gobierno regional, la Diputación Provincial de Guadalajara y el Gobierno de España, es de tres millones de euros.

La presidenta de la Diputación, Mª Antonia Pérez León, consideró que el trabajo conjunto entre las diferentes administraciones está dando como resultado un producto turístico con múltiples posibilidades que va a hacer de esta zona “una tierra de oportunidades”. Asimismo, reconoció el trabajo de los vecinos de estos pueblos que han conservado el valor etnográfico de este territorio y sus costumbres.

Pérez León consideró que el Plan está propiciando, cada vez más, una verdadera oportunidad de negocio y de creación de una marca “que nos haga especialmente atractivos”. Así explicó algunas de las iniciativas que ya se están llevando a cabo como la creación de aparcamientos, mejora de museos, apertura de rutas, senderos, y productos gastronómicos, así como un centro de recursos turísticos que en breve comenzará a construirse en Campillo.