Belleza: Un cuerpo mas protegido

La piel nos protege de todo los que nos rodea: golpes, microbios, etc. Pero también del sol, frío, calor. Es decir una de las principales funciones de la piel es la protección. Por eso es tan importante cuidarla ya que una piel hidratada es una piel protegida. En consecuencia es una piel bonita: luminosa, uniforme, lisa y flexible; una piel en la que nosotros nos sentimos bien, cómodos, pero no solo en la piel del rostro, sino también en la del cuerpo.

Sin embargo, la piel del cuerpo está expuesta a duras pruebas. En efecto, al contrario que la piel del rostro, la piel del cuerpo está expuesta a la exposición de la luz solar y a los factores climáticos, frío, calor, viento, que incide en zonas muy vulnerables como manos, escote, cuello, piernas, cara y labios.
Es particularmente sensible a la desecación porque la piel corporal contiene de media una menor cantidad glándulas sebáceas que la del rostro; lo que fragiliza su capa hidrolipídica. Deshidratada, la piel se vuelve áspera, rugosa, blanquecina y escamosa. Provoca incomodidad. La capa córnea, menos flexible, tiende a agrietarse. Hablamos entonces de “piel de cocodrilo”. A partir de los 40 años, este fenómeno de deshidratación se intensifica a causa del envejecimiento. Sin embargo este proceso es reversible y pasajero. Pero además la piel del cuerpo también envejece. Los cambios hormonales, la falta de ejercicio físico y las repetidas exposiciones al sol provocan una pérdida de densidad y firmeza. A partir de cierta edad, la firmeza de la piel afecta a todas las mujeres, sea cual sea su peso y su figura.
La aplicación cotidiana de un tratamiento corporal, hidratante, nutritivo y anti-edad asociado a una exfoliación regular, permite volver a tener una piel hidratada y resplandeciente de belleza.
Tus aliados:
Anti-edad: “Concentre anti-age Fermete Corps”, de Sisley. Es el primer gran tratamiento antiedad global para el cuerpo que actúa sobre la relajación cutánea y la pérdida de firmeza, y combate los efectos visibles del envejecimiento de la piel y ayudando a las mujeres a recuperar la apariencia de un cuerpo más joven y tónico. (311 euros). 
Calma la irritación de la piel: “Exomega Crema emoliente cara y cuerpo pieles atópicas”, de  A- derma. Gracias a su textura enriquecida e ingredientes naturales calma la irritación de la piel, hidrata y restaura la barrera cutánea reduciendo la sensación de irritación y tirantez. (26´50 euros). 
Minimiza el riesgo de alergias: “Loción Corporal Reparación Intensa para pieles sensibles Fórmula Noruega”, de Neutrogena. Este tratamiento corporal repara la piel, la suaviza e hidrata. Su precio 21´90 euros.
Una piel bella y flexible: “Aceite Seco Satinado”, de Thalgo. Es un aceite seco que nutre las pieles secas y deshidratadas sin aportar sensación grasa. Su precio 36,60 euros.
Hidrata durante 24 horas: “Hydra Body Leche Sublime“, de Lierac. Esta una leche corporal fundente y suave que revitaliza e hidrata en un instante con una textura no pegajosa. Cuesta 20 euros .
Cremosa: “Manteca corporal de fresa”, de Body Shop. Es una crema corporal intensiva,  cremosa e hidratante, ideal para todo el cuerpo. Se absorbe fácilmente, ayudando a suavizar, acondicionar e hidratar la piel y prevenir excesos de sequedad. Mantiene la piel hidratada hasta 24 horas al día gracias al aceite de semillas de fresa, la manteca de Karité y sobre todo gracias a la manteca de Cacao. Su precio 15 euros.   
Regenerante: “Locion reafirmante cuerpo Q10  plus“, de Nivea. Enriquecida con el activo Q10 estimula la regeneración celular y mejora la firmeza de la piel a la vez que refuerza su estructura natural y la protege de la perdida de la elasticidad (6´50 euros).
Reparadora: “Skin Food Cuidado Esencia“, de Weleda Nutre e hidrata la piel de los codos manos y pies reparando la piel agrietada y dañada (9´45 euros).
Por Esperanza de Juan