Belleza: Vacaciones bajo el sol

belleza_d_050717Durante las vacaciones veraniegas en la playa dedicamos gran parte de nuestro tiempo tomar el sol tumbados en la playa o paseando. La luz solar alimenta nuestro organismo. Cuando nos exponemos al sol, nuestro organismo produce más energía y vitalidad. Al igual que una planta utiliza el sol para desarrollarse, nuestro organismo se alimenta de los rayos del sol para producir más energía. No es de extrañar que busquemos incesantemente sus beneficios, incluso en invierno. La luz solar aporta energía y vitalidad. Además entre otros beneficios, estimula la diferenciación celular, mejora la renovación de la epidermis y la cohesión entre las células. La barrera de la piel se vuelve menos permeable y más resistente. Gracias a la luz y el calor, los rayos solares estimulan la circulación sanguínea. El resultado es una piel más oxigenada y nutrida.

Sin embargo no hay que olvidar que el sol tiene efectos perniciosos. Los UVB causan quemaduras solares, prueba de que la piel se ha quemado y se ha deteriorado. Los UVA cortos y largos interfieren profundamente en la piel destruyendo las fibras que constituyen su juventud y elasticidad acelerando el envejecimiento cutáneo. También alteran el proceso de producción de melanina, generando la aparición de manchas marrones. Los infrarrojos, que representan el 55% de la radiación, penetran en la dermis reticular y alteran la cadena respiratoria de las mitocondrias. Los radicales libres se multiplican y dañan las fibras de sujeción de la piel. También, generan mutaciones en el ADN de las células impidiendo a los fibroblastos dividirse para sintetizar nuevas proteínas. En resumen, las arrugas se instalan y la piel pierde firmeza. La luz visible es responsable de más de la mitad de la producción de radicales libres durante la exposición solar. Estos oxidantes debilitan la barrera cutánea, dejando escapar el agua y deshidratando la piel. Además, desregula la distribución de melanina en los queratinocitos y fomenta la aparición de manchas.

belleza_e_050717En definitiva la piel necesita protección frente al sol. Debes elegir el factor de protección más acorde con tu tipo de piel.

Publicidad

Tus aliados para mimar y cuidar la cara

Proteger la piel: “Fluide Protecteur Energisant Anti Age Global Sunissime SPF 30”, de Lierac. Es un tratamiento que protege la piel de los rayos solares, anti arrugas, anti flacidez y anti manchas a la vez que revitaliza la piel y sublima el bronceado. Su precio 29,90 euros.

Con protección 50+ “Sun Secret Face Crema Ultra Ligera SPF 50+”, de Sensilis. Es una emulsión fluida sedosa que protege la piel de las radiaciones solares. Su precio 20 euros.

Ilumina la tez: “Skin Iluminating Sun Lotion SPF 50”, de Piz Buin. Es un protector solar en loción que ilumina la piel al instante con un brillo dorado que realza el tono del bronceado. Su precio 20 euros.

Defiende la piel de los rayos solares: “Cellular Protective Cream for face SPF 50”, de Sensai. Es un protector solar cremoso que protege y defiende la piel del rostro de las agresiones de los rayos UVA y UVB a la vez que gracias a sus activos corrige los signos de envejecimiento provocados por el sol. Su precio 102 euros.

belleza_a_050717Para mimar las pieles sensibles: “Instant Glow Allergy Sun Sensitive Skin Face Cream”, de Piz Buin. Es una crema facial para pieles sensible que gracias a sus activos ayuda a reforzar la resistencia de la piel al sol e incrementa su tolerancia. Su precio 16 euros.

Con protección 30: “Fluido Protector Facial Sun Kiss Express Doble Care”, de Anne Moller. Es un fluido que da color de un modo natural sin efecto maquillaje. Es un tratamiento que aporta doble protección en un solo gesto para prevenir los daños solares activando las defensas naturales de la piel. Su precio 26 euros.

Para una protección media: “Crema Solaire Confort SPf 20”, de Clarins. Es una crema confortable y ligera, ideal para pieles oscuras o ya bronceadas o para todo tipo de pieles bajo un sol moderado.

Un bronceado muy natural: “Sun CC Cream”, de Eucerin. Es una crema de protección solar con pigmentos de color que proporcionan a la piel un tono bronceado natural. Su textura es ligera y no deja la piel pegajosa. Su precio 16 euros.

belleza_b_050717Evita el envejecimiento: “Crema muy Alta Protección SPF 50”,  de Avene. Es un cuidado solar anti edad que ofrece una protección muy reforzada para preservar la juventud de la piel evitan el envejecimiento. Su textura es fluida y transparente al aplicarse. Su precio 26,07 euros.

Una barrera de protección: “Super Soin Solaire Protecteur de Jeunesse Visage 50+”, de Sisley. Es un tratamiento solar protector que gracias a la combinación de sus activos combaten los daños causados por el sol. Además de ser antioxidante y antirradicales libres, protegen el ADN celular, refuerzan la función barrera de la piel e hidratan, nutren y protegen la piel.

Broncear el cuerpo:

El protector invisible “Lait Protecteur Energisant Anti Age Global” de Lierac. Es una leche solar de amplia espectro que protege la piel reforzando la barrera cutánea ante las agresiones con un efecto anti arrugas y revitalizante. Su precio 29,90 euros.

Por Esperanza de Juan