Bellido exige un acuerdo que impida que los azudenses tengan que pagar el doble para ir a Madrid en transporte público

Estas declaraciones se producen al hilo de la información publicada hoy por el diario El País, en la que se anticipa la eliminación de la subvención de los abonos  de transporte E-1 y E-2 para los ciudadanos que vivan fuera de la Comunidad de Madrid. “En Azuqueca más de 8.000 viajeros utilizan cada día el ferrocarril para desplazarse a Madrid y muchos de ellos utilizan los abonos transportes. Si se lleva a cabo esta medida, tendrán que pagar el doble de lo que vienen pagando ahora y es algo que no podemos consentir de ninguna manera”, explica el alcalde azudense, quien además lamenta que “mientras se anuncia esta tropelía, María Dolores de Cospedal y Antonio Román estén mirando a otro lado en lugar de defender a los ciudadanos a los que representan”.
El alcalde azudense ha anticipado su decisión de “hacer todo lo posible, y también lo imposible, para evitar que esta medida se lleve a cabo, porque es un atentado contra nuestros vecinos que, además, afecta directamente a las rentas bajas y medias, que son quienes más utilizan el transporte público para desplazarse a Madrid a estudiar o a trabajar”. Además, Pablo Bellido ha afirmado que “las autonomías deben estar para facilitar la vida a los vecinos, y no para hacérsela más complicada, como pretende Esperanza Aguirre, que se afana desde hace tiempo en poner piedras en el camino a los azudenses y al resto de castellanomanchegos”. Asimismo, el primer edil ha lamentado que “María Dolores de Cospedal prefiera ser secretaria general del PP y llevarse bien con Aguirre, antes que actuar como presidenta de Castilla-La Mancha y defender a los ciudadanos”.
Además, Bellido ha vuelto a insistir en la urgente necesidad de mantener una reunión con la presidenta de Castilla-La Mancha y ha puesto de manifiesto que “resulta del todo incomprensible que no se haya dignado a contestar ni una de las múltiples solicitudes de reunión con ella o con sus consejeros que. María Dolores de Cospedal no me está dando la espalda a mí, se la está dando a los 35.000 azudenses a los que también representan y que esperan de ella una respuesta bien diferente a la callada que están recibiendo hasta la fecha”.