Brillantez taurina, devoción y alegría en las Fiestas del Cristo del Socorro de La Puerta

trillo_lapuerta150814La Puerta acaba de terminar sus fiestas en honor al Cristo del Socorro. Las celebraciones han mezclado a partes iguales tradición, devoción, toros y diversión, en un ambiente sano. Los festejos comenzaban el pasado sábado, día 2 de agosto, con juegos para los niños y con la actuación del ballet aragonés Baluarte. Menos de una semana después, el viernes, día 8 de agosto, comenzaba lo más granado del programa de actos, con el desfile de peñas y el encierro infantil de carretones.
A partir de las 21:00 horas, la  charanga Los Alcoranes, de Villarejo de Salvanés, emprendía su camino de alegría por las peñas. La música subía por la calle de la Cuesta, recorriendo las sedes festivas, mientras los porteños adherían su caravana de color al soniquete de tambores, saxofones y trompetas. Después de terminar el recorrido, comenzaba el encierro infantil, de la mano de los chicos y chicas de Espectáculos Mota. Pero, en primer lugar, algunos de los más conocidos personajes infantiles se acercaron hasta la Plaza de La Puerta para saludar a los más pequeños y luego bailar con ellos, dejándose fotografiar con ellos tantas veces como fueron requeridos.
Después, niños y mayores, dirigidos por David García, uno de los más populares presentadores del mundo de los recortes taurinos, recogían sus periódicos y pañuelos para prepararse para el encierro de carretones, que fue todo un éxito de participación. Por la noche, la Orquesta Las Vegas interpretó, hasta altas horas de la madrugada, los éxitos del verano.
El día grande de la fiesta fue el sábado, momento en el que se celebraron la Misa y Procesión en honor al Santísimo Cristo del Socorro. La ceremonia fue conducida por el párroco local, Carlos San Félix, y fue amenizada por el coro “Resplandor”, procedente de Fontanar. De nuevo, y como ya ocurriera el año pasado, espontáneamente, al terminar algunas de sus canciones, recogieron los aplausos de los fieles. Al terminar la Misa mayor, la imagen del Cristo salía en procesión por la calle Real, a ambos lados del arroyo de La Solana, previa subasta de los palos de la talla en la maravillosa iglesia románica de La Puerta, que acaba de estrenar campanas. La almoneda se repitió a la entrada. Como es costumbre, fue Gregorio Pérez García quien se encargó de conducir ambas.
Después de la celebración religiosa hubo una paella popular que compartieron en torno a trescientos comensales.  Antes de la segunda actuación musical, los niños se divirtieron de nuevo con la yincana infantil primero, y con el concurso de disfraces después, a partir de las 21 horas de la noche, al que también se añadieron algunos mayores, quienes con buen humor mostraron sus galas sin tapujos al público asistente.
Evasión, el segundo grupo que actuó en la noche porteña, es un habitual de las fiestas. “Son una magnífica orquesta, que saben cómo satisfacer los gustos musicales de todas las generaciones”, dice Teófilo Benito, alcalde pedáneo de La Puerta, y concejal de Trillo.
El domingo, día 10 de agosto, fue el dedicado a los toros, siempre esperados por la afición a ellos que hay en La Alcarria a la que La Puerta no es una excepción. El encierro transcurrió sin incidente alguno. Y la novillada, en la que se lidiaron las tres reses de Carmen Criado (Espinosa de Henares) que se habían echado a la calle por el recorrido tradicional durante la mañana, entre la calle Real y la Plaza de Toros, dieron un juego extraordinario a tres novilleros, sobre todo el primero de ellos, que se fue a los corrales desorejado por el espada Angel Puerta. El chaval se fue de La Puerta con un sonoro triunfo. Joao Machado se llevó una oreja de su enemigo, jaleado por el público, y el cabanillero Carlos Sanchez, otras dos, al matar de un soberbio estoconazo. En total, cinco orejas en una magnífica tarde de toros.
Desde hace unos años, es la revista de José Alcázar la que le pone el broche de oro a las fiestas de La Puerta, y lo mismo hizo en 2014.