Caja Rural de Castilla-La Mancha comienza a seleccionar personal para sus nuevas oficinas

Caja Rural de Castilla-La Mancha abrió hoy su proceso de selección de personal para las nuevas oficinas que la entidad financiera abrirá de inmediato en las provincias de Albacete, Cuenca y Ciudad Real a raíz del plan de expansión emprendido tras su cambio de denominación social.

Las pruebas comenzaron en el Salón de Actos de la sede central de Caja Rural de Castilla-La Mancha, en la calle Méjico 2 de Toledo, y continuarán mañana jueves a las 10,30 de la mañana ante la imposibilidad de celebrar esta prueba en una única fecha, dado el gran número de candidatos inscritos que cumplen los requisitos fijados. (Mañana a las 10,30 habrá un punto informativo en la sede central de la entidad para los medios de comunicación que quieran informar sobre ello).

En total se han recibido más de 1.500 solicitudes de empleo, la mayoría procedentes de Albacete, con unos 650 currículos remitidos, seguida muy de cerca por la provincia de Ciudad Real.

Esta gran demanda ha desbordado las previsiones, por lo que la selección de los currículos se ha efectuado de forma muy selectiva, excluyendo a muchos candidatos que, en otras circunstancias, hubieran pasado el corte. Se calcula que los primeros seleccionados se incorporarán a su nuevo puesto de trabajo a finales de septiembre.

El perfil que se busca para las nuevas vacantes es el de una persona dinámica, proactiva y habituada a trabajar en equipo; con experiencia en atención al cliente y gran sentido de la responsabilidad, así como una alta vocación de servicio, capaz de generar valor añadido a la organización. Las cualidades más importantes que inclinarán la balanza a favor de los candidatos seleccionados serán: formación cualificada, gran capacidad de trabajo y resolución de problemas, flexibilidad, dinamismo, aptitudes comerciales, habilidades sociales y gusto por el trato con el cliente.