Casi la mitad de la población de abejas padece varroa

Las conclusiones que arroja el trabajo, elaborado por la bióloga, Almudena Cepero, parten de un muestreo que se ha realizado en todas las comunidades autónomas, a excepción de Cataluña, La Comunidad Valenciana, Andalucía y Asturias, que hasta la fecha, no han remitido ningún material para analizar. En total, se han recogido 360 muestras de las más de mil con las que pretendían contar para realizar el estudio y dibujar con exactitud el mapa de la varroa en España.

Para realizar este estudio epidemiológico, los investigadores han pedido a los apicultores que enviasen muestras de crías de abejas, de abejas adultas y de las colmenas. Además, debían adjuntar una muestra de miel y otra de polen para analizar posibles residuos y la información detallada sobre si el apicultor estaba utilizando o no algún tipo de tratamiento en sus colmenas. Esto último con la finalidad de dirimir si las colmenas tratadas tenían mejores resultados en el estudio.

Aunque la investigación arroja que casi la mitad de las abejas analizadas padecía el parásito, el resultado en las crías ha sido menor, ya que, de las estudiadas, sólo la cuarta parte del muestreo padecía  la enfermedad (24,17%).

Este informe, también saca como conclusión que la carga parasitaria, que hace referencia al número de ácaros que se encuentran en las colmenas, es muy bajo. “Hay bastante varroa, pero no en los colmenares”, aclaró Cepero.

No obstante, el último estudio que se tenía sobre la afectación de la varroa en las abejas databa del año 2006 y en él ya se establecía que el porcentaje de esta enfermedad detectado en abejas adultas era del 40%. Por lo que, se podría establecer que los niveles de la enfermedad, se mantienen equiparables cinco años después.

La Varroa es un parásito que se adhiere a la abeja y que acaba por producirle la muerte, pero no entraña riesgo para la salud publica, ya que en lo único que incide es en una primera fase de afectación un menor rendimiento de la abeja para traer la miel a la colmena y posteriormente, la pérdida de la abeja infectada.

Por su parte, el asesor de Investigación del Centro Apícola de Marchamalo, Mariano Higes, ha apuntado, que en la actualidad y según sus estudios, todas las colmenas analizadas en España padecen la varroa. Por esta razón, apuntó la necesidad de que los apicultores dejen de utilizar tratamientos “artesanales” y comiencen a tratar las colmenas para evitar un rebrote de la enfermedad y peder más población de abejas.

Higes admitió que el Plan Nacional de Apicultura, en la línea que concierne a la lucha contra la varroa, no está surtiendo efecto, a la vista  de los datos que han recogido en este último informe.