CC.OO alerta sobre las consecuencias en los recortes a la Ayuda a Domicilio

Según los datos de CC.OO, a 31 de diciembre de 2010, el servicio de Ayuda a Domicilio se prestaba en 733 municipios de la región, bien a través de personal dependiente de diputaciones o ayuntamientos, o bien mediante la adjudicación de  este servicio a empresas privadas.

A la citada fecha, eran 29.144 las personas beneficiarias del servicio, sufragado al 75% por la Junta de Comunidades mientras que el 25% restante lo aportaban las entidades locales y los propios usuarios, en cuantías variables en función de sus ingresos.

Estas 29.144 personas son atendidas por aproximadamente 5000  o 6000 trabajadoras, la mayoría con contratos a tiempo parcial, con salarios de entre 200 y 800 euros/mes.

De las 29.144 personas beneficiarias de la ayuda a domicilio, se supone que solo se sufrirán recortes las que no tienen reconocida ayuda por dependencia, que según los cálculos de CC.OO serán dos terceras partes, entre 19.000 y 20.000: en la región hay 39.000 dependientes que reciben prestaciones en aplicación de la Ley, pero más de 29.000 de ellos han optado por la ayuda económica mensual que es incompatible con otro tipo de ayudas públicas. O sea: de los 29.144 usuarios del servicio de Ayuda a Domicilio, un máximo de 10.000 tienen reconocida dependencia.

De los +/-20.000 usuarios a lo que se les recortará la atención domicilia, unos 4500 son de la provincia de Toledo, otros tantos de Ciudad Real, unos 4000 de Albacete, otros 3500 de Guadalajara y unos 2500 de Cuenca.
Respecto a los trabajadores, en Toledo y Ciudad Real pueden superar los 1000; en Albacete y Guadalajara estar cerca de esa cifra y algo por debajo en Cuenca.

De todas estas personas dedicadas laboralmente a la Ayuda a domicilio, CCOO calcula que unas 3000 pueden ir al paro y parte del resto verán aún más reducida su jornada laboral