Celada declara en el juzgado como imputado por presunta prevaricación administrativa

entrevista_celada01El alcalde de Cabanillas del Campo, Jaime Celada, del PP, ha tenido que acudir hoy a declarar como imputado por un presunto delito de prevaricación administrativa, según ha desvelado el portavoz del PSOE en el Ayuntamiento, José García Salinas. La decisión judicial es fruto de una denuncia presentada en su momento por el Grupo Socialista por posibles irregularidades e injerencias del alcalde para impedir que el tribunal calificador pudiera realizar libre y correctamente sus funciones en el concurso-oposición para cubrir una plaza de Vicesecretaría-Intervención en la plantilla municipal.

La denuncia fue presentada en octubre del año pasado ante la Fiscalía, que vio indicios para abrir una investigación y el pasado mes de julio presentó una denuncia penal ante el Juzgado de Instrucción. “Ahora, el juez ha llamado a declarar a Celada, junto con todas las personas que pueden estar implicadas para que dé explicaciones de su actuación”, ha explicado García Salinas.

Hace ahora un año, una de las personas que participaba en el concurso de méritos convocado para ser vicesecretaria-interventora municipal presentó recurso de alzada ante el tribunal por no estar de acuerdo con la valoración otorgada a cada aspirante. Ante esta reclamación, los miembros del tribunal fijaron un plazo para elaborar un informe al respecto y trasladarlo al alcalde para que resolviera. Sin embargo, Celada primero recusó a dos miembros del tribunal y después, según la denuncia del Grupo Socialista, también pudo ordenar la desconvocatoria de la reunión del tribunal y finalmente ordenar su disolución, consiguiendo que no se emitiera informe jurídico sobre el recurso de alzada.

De esta forma, el alcalde acabó firmando la adjudicación de la plaza a la persona que previamente la ocupaba como interina, que así pasó a ser funcionaria de carrera del Ayuntamiento. El Grupo Socialista acudió entonces a la Fiscalía por considerar que Celada había vulnerado dos artículos del Código Penal y había incurrido en posible delito de prevaricación. Por su parte, la opositora perjudicada recurrió ante el juzgado de lo Contencioso-Administrativo.

Por otro lado, el portavoz socialista ha asegurado que, presuntamente, la esposa del alcalde ha sido contratada por la empresa Inbisa, adjudicataria del servicio de limpieza municipal. Tras conocer esta información, ha presentado un escrito pidiendo a Celada “que explique a la opinión pública por qué su mujer trabaja en una contrata con la que tiene interés el Ayuntamiento”, y ha adelantado que “si las explicaciones no convencen o son contrarias a los datos que maneja el Grupo Socialista, no dudaremos en acudir a los tribunales”.

“No nos lo que queremos terminar de creer, pero todos los indicios apuntan a que es cierto”, ha apuntado García Salinas, tras recordar que el alcalde ha defendido sistemáticamente a la empresa, e incluso ha impedido la apertura de una investigación sobre irregularidades en la prestación del servicio, solicitada por el Grupo Socialista en un pleno extraordinario.

Salinas ha señalado que este es un eslabón más en una cadena de irregularidades que han sido denunciadas en repetidas ocasiones por el Grupo Socialista. Según ha indicado, la empresa no cumple las obligaciones recogidas en el contrato de adjudicación, con el consentimiento del alcalde, pese a que la limpieza del municipio es lamentable. Además, está utilizando medios materiales y humanos de Cabanillas para prestar servicios en otras localidades. Ante tal acumulación de evidencias contra el alcalde, ha señalado que “es hora de que empiece a plantearse la dimisión porque se le está yendo de las manos el Ayuntamiento.