Chacón apoya en Guadalajara la candidatura de Valerio

Antes de dar la palabra a la ministra, Pérez León hizo un llamamiento al voto de la izquierda, invitando a acudir a las urnas a la gente trabajadora, a la gente de la derecha civilizada y a todas las personas que confían en alguien que trabaja por y para todos.

La ministra repasó los últimos años de gobiernos municipales. Recordó los 16 millones de déficit que encontró el Gobierno de Jesús Alique al llegar al Ayuntamiento de la capital, mientras que cuatro años después el PSOE dejaba un Ayuntamiento con cuatro millones de superávit. A esta cifra hay que añadir los  24 millones de euros del Plan Zapatero que le han correspondido a la capital, y los 15 millones que el equipo del Gobierno del PP obtuvo al privatizar el agua de Guadalajara. “Y se fundió los 43 millones de euros sin que en Guadalajara os hayáis enterado de dónde están las mejoras”, sentenció la ministra. Carme Chacón invitó a acabar con el victimismo y el derroche del Gobierno de Antonio Román.
La ministra de Defensa recordó también en su discurso las numerosas obras que el Partido Popular se encontró iniciadas de la anterior etapa; el polideportivo de Aguas Vivas, el puente del río Henares, el cuartel de Policía Local o las reformas en los barrios, así como “las enormes trabas” que ha puesto al desarrollo de los grandes proyectos que la Junta desarrolla en la ciudad: el campus universitario, el nuevo hospital, el parque científico y tecnológico o las viviendas del Fuerte de San Francisco.

Carme Chacón dio paso a la candidata del PSOE a la Alcaldía de Guadalajara, Magdalena Valerio, quien presentó su proyecto “de futuro y progreso para la ciudad”, elaborado de forma participativa después de haber visitado más de 17.000 viviendas en la capital.  Aseguró que uno de los pilares de su programa es el empleo, señalando que se encargará de buscar oportunidades que permitan crear empleo en la ciudad. Denunció que a estas alturas, el Ayuntamiento dispone del Plan de Acción Local de la Junta que le permite contratar a 319 parados, y aún no ha contratado a ninguno. Criticó que Antonio Román y su equipo han gobernado de espaldas a la ciudadanía, “han privatizado el agua para 25 años con 12.000 firmas de ciudadanos en contra” y denunció las zancandillas que ponen a todos los proyectos que “huelen a Junta, huelen a PSOE”, para después hacer gala del victimismo que le caracteriza en su gestión municipal.

Para terminar, la candidata prometió dedicarse “en cuerpo y alma a la ciudad de Guadalajara, porque no sobra ni un minuto del día para dedicar a esta labor”. Denunció, eso sí, la actitud sectaria y vengativa de los líderes del PP, señalando que la noche anterior una persona le dijo que había visto a varios representantes del Partido Popular arrancando carteles de la candidatura socialista.