Chiloeches ya tiene bandera

Con predominio del color verde como homenaje al esparto, aquel producto de la tierra que durante años fue uno de los principales sustentos de la economía de este pueblo, la nueva bandera de Chiloeches ya luce orgullosa en el frontis de su Ayuntamiento.
Más de trescientas personas, entre vecinos e invitados abarrotaron este viernes el salón de Plenos del Ayuntamiento tuecho, superando todas las expectativas de los organizadores del acto de presentación de la bandera del municipio.
Chiloeches no contaba con una bandera, aunque desde hace cinco legislaturas se lleva tramitando por distintas administraciones la autorización de su proyecto de enseña. Finalmente, este viernes, el día de San Marcos, patrón de Chiloeches, lució en uno de los mástiles que permaneció vacío durante años, esperando la llegada de este momento.
Con la presencia de Antonio Román, varios alcaldes  y concejales del Corredor del Henares y pueblos vecinos se hizo entrega oficial al alcalde de Chiloeches, Cesar Urrea de una bandera compuesta por dos franjas verdes que invocan la antigua economía del esparto sostén de decenas de familias de Chiloeches gracias a los abundantes atochares que aun persisten. En el centro de la misma, se emplaza el escudo oficial de Chiloeches, escudo que también peregrinó por varios despachos oficiales desde la legislatura de 1999 a 2003, con Pilar Cascajero como alcaldesa, cuando se solicitó  su autorización. El escudo, compuesto por la corona real, los colores verdes y la imagen de una casa de piedra junto a dos abejas, simboliza el origen vasco del nombre “Chiloeches”, es decir “casa de piedra” y el emplazamiento físico del municipio con frontera en las alcarrias donde la abeja es un símbolo natural.
Aunque la bandera fue autorizada por Resolución de la Consejería de Presidencia y Administraciones Públicas el 1 de febrero, no se entregó al pueblo de Chiloeches hasta este viernes día de San Marcos por ser una de las fechas más simbólicas en la tradición de este municipio.
El Consistorio celebró el acto de izada en la Plaza Mayor, junto al antiguo Ayuntamiento, hoy biblioteca pública e invitó a un brindis multitudinario al que se sumaron cientos de vecinos y visitantes. La ocasión sirvió también para dar el chupinazo de inicio de las fiestas de San Marcos con el primer encierro nocturno de la temporada.