Consejos para unas vacaciones tranquilas: Contra los timos y estafas

Una de las estafas más comunes que se vienen produciendo en nuestros pueblos es la del “instalador de gas o electricidad”. Esta consiste en que una persona se presenta en el domicilio de la víctima para realizar una revisión obligatoria, cambiando algún elemento visible de la instalación, cuyo precio es muy barato, cobrando cantidades abusivas. Para evitar ser víctima de esta estafa, solicite a los empleados de servicios que se identifiquen y en caso de duda llame usted a la empresa para su comprobación. Es importante que no utilice el número de teléfono que ellos le faciliten y no les permita la entrada hasta que no lo hayan verificado. Por regla general las empresas suelen avisar con anterioridad a la visita.

También hay que extremar la precaución en las ventas por Internet (ordenadores, coches, etc.), ya que en ocasiones se ofrecen artículos con un precio muy atractivo cuyo pago se realizaría por transferencia bancaria, tarjeta de crédito o cheque y una vez realizado este no se recibe el objeto comprado.

Nunca se detenga ante juegos de azar, adivinadores (lectores de manos), supuesta mendicidad y otras actividades que se lleven a cabo en la calle que puedan tener finalidades engañosas.

Rehúse la venta ambulante puesto que los productos pueden ser de dudosa procedencia y calidad. Así mismo rechace el ofrecimiento de cualquier tipo de producto fuera de establecimientos comerciales, pueden ser una estafa.

Desconfíe y esté siempre alerta ante de los desconocidos para evitar ser víctima de alguno de lo siguientes timos:

• “Timo del desahuciado”.- Se trata de una persona que pide por las casas o calles diciendo que está desahuciado y con varios familiares a su cargo, que le ofrece un objeto de gran valor a bajo precio que resulta ser una baratija.

• “Timo del tocomocho”.- Dos personas (una aparentemente el propietario del premio y otro el “gancho”) que le ofrecen un décimo de lotería, primitiva, cupón de la Once, etc., supuestamente premiado para que lo compre con “el gancho” por menor valor de lo premiado, resultando que el boleto en cuestión no tienen premio alguno.

• “Timo de la Biblia”.- Frecuente en personas mayores que han enviudado recientemente. Una persona que previamente ha consultado las esquelas, se presenta en el domicilio del fallecido. Al viudo o a la viuda le “vende” que el fallecido había encargado una biblia de gran calidad con un coste de 80 euros, cuando el valor real del libro es de apenas 6 euros. La víctima accede ya que quiere cumplir la última voluntad del familiar.

• “Timo de la estampita”.- Famoso y antiguo timo que aún se da en la actualidad. Dos estafadores abordan a la víctima, uno de ellos aparentando discapacidad intelectual. Este le enseña un sobre abultado aparentemente lleno de billetes, no dando importancia a lo que tiene, diciéndole a la víctima que en la bolsa lleva más “estampitas”. Entonces entra en escena el cómplice con la propuesta de comprarle las “estampitas”. Inducen a la víctima mediante engaños a la compra de la bolsa, que posteriormente comprueba, una vez que han desaparecido los estafadores, que no contiene billetes sino tacos de recortes de papel.

Con estos consejos la Guardia Civil de Castilla- La Mancha espera que disfruten de unas vacaciones felices y seguras.