Cospedal reduce prestaciones sanitarias a los ancianos de Molina según el PSOE

El Gobierno de María Dolores de Cospedal va a reducir de manera drástica las prestaciones sanitarias que reciben los ancianos atendidos en la residencia Las Sabinas, de Molina de Aragón. Para hacerlo, ha decidido privatizar la gestión integral del centro con las condiciones fijadas en el procedimiento publicado el pasado día 12 en el Diario Oficial de Castilla-La Mancha (DOCM), según el PSOE.

La residencia Las Sabinas mantenía desde su creación un modelo de gestión mixta, con servicios sanitarios (Medicina, Enfermería, fisioterapia y terapia ocupacional) prestados de manera directa por la administración regional con personal propio, mientras que una empresa se hacía cargo del resto (limpieza, lavandería, restauración, etc.). Ahora, el Gobierno regional afirma en el pliego de condiciones que ninguna prestación puede ser “realizada con medios propios […], ya que no son suficientes ni adecuados y, por otra parte, no está prevista su ampliación”.

Sin embargo, lejos de introducir alguna mejora, el resultado de la privatización es que la atención médica se reducirá de tres horas diarias a tan solo seis horas semanales de presencia física de un facultativo. En cuanto a la Enfermería, pasará de 24 horas al día a 40 horas semanales. También se verán afectados los servicios de fisioterapia y terapia ocupacional, que se quedarán en 20 horas semanales, la mitad de las que hay ahora.

Pérdida de empleo El portavoz del Grupo Socialista en el Ayuntamiento de Molina de Aragón, Jaime Muñoz, ha denunciado que estos medios son “claramente insuficientes para mantener la calidad en el servicio que reciben los pacientes” de una residencia que dispone de 54 plazas, a las que se unen otras 20 del servicio de estancias diurnas. Además, ha alertado sobre la pérdida de empleos, que podría afectar a un tercio de los aproximadamente 60 trabajadores. “No solo habrá despidos de profesionales sanitarios al reducirse las prestaciones, sino también entre el personal de servicios (limpieza, lavandería, cocina, recepción…) y auxiliares de Enfermería”, ha indicado. Para Muñoz, “se trata de un nuevo golpe de Cospedal contra Molina y su comarca, donde las oportunidades de encontrar trabajo escasean y las administraciones deberían ser especialmente sensibles, todo lo contrario de lo que están demostrando los diferentes gobiernos del PP”. En este sentido, el portavoz socialista ha recordado los masivos despidos de trabajadores de Geacam, el cierre de las escuelas de Alcoroches, Peñalén y Anguita o el intento de dejar sin servicio de urgencias a más de una decena de pueblos de la Zona Básica de Salud de El Pobo de Dueñas, que solo fue paralizado por la intervención los tribunales a instancias de los afectados.

La intención del Gobierno de Cospedal es tener concluido todo el proceso de privatización durante el mes de julio, de manera que la gestión privada entraría en vigor ya el día 1 de agosto por un plazo de dos años. Aunque el delegado de la Junta de Comunidades en Guadalajara, José Luis Condado, y la responsable de la Delegación de Molina, Cristina Algás, emitieron la semana pasada un comunicado anunciando que el Gobierno regional iba a destinar casi 2,5 millones de euros para la gestión de la residencia, lo cierto es que tal cantidad no es otra cosa que el presupuesto de adjudicación que aparece en el pliego de condiciones. Además, prevé la posibilidad de prorrogar el contrato hasta 15 años, con lo que importe total ascendería a cerca de 20 millones de euros.