Cuatro décadas de caracoles

Las Ferias de Guadalajara ya están aquí. Y, con ellas, la algarabía, la fiesta y buen humor. Todos los ciudadanos participan en unas celebraciones que gustan a pequeños y mayores. En ellas, además, hay ciertas entidades que cuentan con un papel muy relevante. Se trata de las peñas, las agrupaciones festivas por excelencia. Tanto, que algunas de ellas tienen acuerdos con el Ayuntamiento arriacense para dinamizar la Semana Grande. Se han convertido en imprescindibles…

De hecho, varias de estas asociaciones cuentan con una gran historia a sus espaldas. Entre ellas, El Caracol, que en 2018 cumple cuatro décadas de vida. Cuarenta años de existencia que han permitido a sus miembros observar cómo han evolucionado las Ferias guadalajareñas. Son testigos fundamentales de la reciente historia capitalina.
– Pero, ¿cómo apareció esta peña?

– Surgió de un grupo de amigos con muchas ideas e ilusión –aseguran los responsables de la misma–. Cada uno fue liando a sus colegas hasta alcanzar una cuarentena de personas con ganas de pasarlo bien.

Tras ello, seleccionaron el nombre. Pero, ¿por qué escogieron su curiosa denominación? “A diez días del chupinazo estaba todo preparado. Todo, menos el local, que no teníamos”, aseguran. “Sin embargo, decidimos seguir adelante a pesar de tener que ir «con la casa a cuestas». Y, así, se eligió el nombre”, confirman. “Finalmente se encontró un emplazamiento físico, pero mantuvimos nuestro apelativo”, rememoran.

Desde entonces, El Caracol no ha faltado a una sola de las citas feriadas. Sus integrantes se han implicado intensamente en las mismas. Y lo han hecho a través de diferentes actividades. “Nuestro programa ya es, de por sí, muy potente, por lo que mejorarlo es complicado, tanto en cantidad como en calidad”, aseguran. De hecho, han previsto “vermús, comidas, barriladas, cenas y barra libre todos los días, además de nuestra tradicional motorada, los bailes con la charanga más cachonda y unas verbenas muy top”.

No obstante, también van a programar iniciativas especiales con motivo de su cuadragésimo cumpleaños. “Hemos querido ofrecer un plus con la fiesta del #40aniversarioPeñaCaracol, que celebraremos el sábado 8 de septiembre. Será muy divertida, con actividades todo el día”, describen. “De igual forma, este año ampliamos el tamaño de nuestro local y su horario de apertura. E, incluso, tendremos un festival de música electrónica con DJ Marta, así como el certamen del 40 aniversario, en el que intervendrán artistas de primer nivel”, añaden.
– Precisamente, ¿cómo han sido las labores de preparación de éste último evento?

– Ha habido que trabajar mano a mano con el Ayuntamiento para abrirlo lo máximo posible a la ciudadanía –aseguran los responsables de El Caracol–. Son fechas complicadas porque los artistas tienen bolos y, además, el presupuesto es limitado. Pero ha quedado un cartel muy potente del que estamos muy orgullosos. Por ello, invitamos a toda la ciudad a que pasen por la plaza de Santo Domingo el martes 11 de septiembre, porque lo van a pasar muy bien.
Sin embargo, también han preparado otras muchas iniciativas. Una de las más curiosas será el «chupinazo peque–col». “Nuestros chiquillos hacen su propio pregón infantil desde el Kiosco de música del parque de La Concordia. Lo preparan ellos, con sus pancartas y todo. También lo pueden disfrutar los chavales de la ciudad”, explican los impulsores. “Es una actividad cuyos protagonistas esperan con mucha ilusión durante semanas”, relatan.

Asimismo, habrá una fiesta de los niños y el deporte, que tendrá lugar el 12 de septiembre. La misma se podrá desarrollar gracias “a la buena relación que tiene la peña con distintos clubs de la ciudad de diferentes disciplinas”. “Hay que darle promoción a aquellas especialidades menos conocidas. Por ello, ese día tendremos exhibiciones de balonmano, taekwondo, curling y boxeo”, narran.
– Pero, realmente, ¿son compatibles las ferias y el deporte?

– ¡Por supuesto! De hecho, hay muchos torneos en el programa festivo –aseguran los promotores–. La actividad física siempre viene bien, aunque durante la Semana Grande la mayoría de peñistas la dejemos un poco aparcada….

Sin embargo, la vida de El Caracol no se circunscribe exclusivamente a las Ferias. Ni mucho menos. Sus actividades se prolongan a lo largo de los 12 meses. “Tenemos propuestas todo el año, como capeas, carnavales o festivales de rock, que nos han dejado momentos míticos”, corroboran desde la mencionada entidad. Todo este trabajo les ha dado muy buenos resultados. “Sobrevivir como una de las peñas grandes de Guadalajara –con más de 300 socios–, manteniendo nuestra esencia, adaptándonos a los cambios y dando gusto a todas las edades, ya es un éxito”, relatan.

Y el Ayuntamiento, ¿qué opina de esto?
Por tanto, el compromiso de esta agrupación con la ciudad es innegable. Pero, ¿qué tal son las relaciones con el Consistorio arriacense? “Hablando se entiende la gente. Todas las peñas necesitan del Ayuntamiento para realizar sus actividades, y nosotros no somos menos. Al igual que las Ferias no serían Ferias sin las peñas, y ellos lo saben”, aseguran. “Ambas partes se requieren, así que la relación tiene que ser buena”, insisten.

En cualquier caso, desde dicha entidad no acaban de ver claro el modelo de celebraciones implantado por el actual Equipo de Gobierno, basado en instalar el recinto ferial al otro lado de la autovía. “Sí usted nos pregunta sobre qué fiestas nos gustarían más, preferimos aquellas que –con sus peñas y atracciones– se encuentran dentro de la ciudad”, confirman.
– Entonces, El Caracol, ¿mantendrá su ubicación actual?

– La Concordia es «nuestro territorio». Llevamos allí toda la vida y si le preguntas a cualquier ciudadano, sea o no peñista, relaciona a este parque con nosotros –indican–. Lo queremos como algo nuestro, pero sabemos que estamos en un terreno público que gestiona el Consistorio. De hecho, la decisión de seguir allí es propuesta nuestra, pero autorización suya. De cualquier forma, estamos muy cómodos en este emplazamiento, por lo que no nos hemos planteado cambiar…

En consecuencia, ¿ustedes suben mucho por el recinto ferial? “Todas nuestras actividades están organizadas en el centro de la ciudad, para dar vidilla a comercios y vecinos, por lo que es difícil que nos encuentren por allí más tiempo del que nos pidan nuestros «pequecoles» para montar en las atracciones”, indican.

Pero, polémicas aparte, lo importante de la Semana Grande de Guadalajara es pasarlo bien. Y, sobre todo, poder retomar el curso laboral y escolar con fuerzas. Una filosofía que es defendida tanto por los Caracoles como por la totalidad de peñas de la ciudad. Las Ferias son una vez al año y se deben disfrutar lo máximo posible. Al fin y al cabo, el ocio es tan importante como el trabajo. Se debe encontrar un equilibro entre ambos.

Julio Martínez

Historiador y periodista, especialista en comunicación ambiental y en Masonería mexicana. El reporterismo es mi vocación. Ahora informando desde Guadalajara. “Entre los individuos, como entre las Naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz” (Benito Juárez, 1867).