De estatuas

tenorio_b281011Si no es porque estamos a primeros de diciembre, pensaría que la última propuesta del ayuntamiento capitalino y de Nogueroles en particular, sería una inocentada.
Estos políticos me siguen desconcertando con decisiones y propuestas que tienen algo (o mucho) de estrambóticas y de kafkianas.
Hace un par de días en la rueda de prensa del concejal de Economía Alfonso Esteban y de Isabel Nogueroles, previa a las propuestas que se debatirán en el pleno, soltaron la andanada de levantar tres estatuas dedicadas cada una al Tenorio, en la imagen de Gonzalo de Ulloa, padre de doña Inés; al Maratón de los Cuentos y a la Semana Santa, todo ello por valor de la nada despreciable cantidad de 120.000 euros, que el ayuntamiento no tiene, y que para ello ha de hacer una modificación extraordinaria de crédito.
Estupefacto me quedo con esta propuesta, que ellos basan en que “estos tres eventos culturales proporcionan personalidad a la ciudad y constituyen un reclamo turístico”, dicen en la nota de prensa enviada al efecto.
semana_santa_guadalajara02Pienso, sé que es mucho pensar, en los miles de turistas japoneses que van a invadir la Plaza Mayor de Guadalajara para hacerse una foto con la imagen de Don Gonzalo de Ulloa, por otra parte representada magníficamente por la figura de Javier Borobia, quien durante muchos años dio vida al padre de Doña Inés (le ofrezco a Nogueroles, gratuitamente, mis fotos del Tenorio por si encuentra una buena que pueda representar a Don Gonzalo). Después se irán a la `plaza de Santo Domingo a hacerse el mismo “selfi”, pero esta vez con los dos capuchinos de las distintas cofradías que representaran a la Semana Santa alcarreña, y se quedaran absortos de ver una tradición que en su cultura no existe. Y por último bajaran hasta la misma fachada del Palacio del Infantado, y junto a la estatua del gran Cardenal Mendoza, llevarse otro recuerdo gráfico junto a la estatua dedica al Maratón de Cuentos.
Lo que me sorprende aun más es que el propio ayuntamiento ya da detalles de cómo serán estas estatuas, por lo que ya está claro su ejecución e instalación.
No me niego ni muchos menos a homenajear de alguna manera estas tres manifestaciones culturales de primer orden, pero no creo que deba de de ser a costa de pagar 120.000 euros. Ese dinero estaría muy bien destinarlo para subvencionar más y mejor a sus organizadores y no darles migajas y pequeñas subvenciones, con la excusa de que no hay dinero, y con los que apenas cubren gastos. Desde hace muchos años he colaborado con entidades culturales y deportivas en la organización de diversos eventos y sé lo que cuesta organizar algo sin dinero; concretamente hace escasos días colaboré con el Club Alcarreño de Montaña a organizar, con muy escasos recursos de una subvención concedida por la concejalía de Deportes, unas jornadas de montaña en las que vinieron a Guadalajara los números uno del alpinismo español. Eso se hace por amor a Guadalajara, trabajas sin cobrar un duro e invitando a cenar a los ponentes de tu propio bolsillo, porque la subvención no da para mucho. Lo mismo les ocurre a los organizadores del Tenorio, (manifestación cultural que apoyo sin fisuras, ya que desde hace más de veinte años asisto a las representaciones ha hacer un reportaje fotográfico), y sé del magnífico trabajo altruista y desinteresado que hacen siempre y con una mínima ayuda del Ayuntamiento y ninguna de la Junta y eso que es fiesta de interés turístico regional. Con este dinero que el ayuntamiento pretende gastarse, se podría hacer un Tenorio itinerante por diversas localidades de la provincia, como se ha hecho este año en Sigüenza, con un éxito abrumador.
El maratón de los cuentos necesita también mucho apoyo; es de alabar el trabajo que hacen desde el Seminario de Literatura Infantil y Juvenil para organizar un evento de estas características, con contadores de cuentos llegados desde los más diversos rincones del planeta y sin cobrar un solo duro y cada año el maratón atrae a más y más gente.
Sorprende que cuando una persona se dirige al ayuntamiento para solicitar una ayuda presentando un buen proyecto cultural, la escusa, y eso me acaba de ocurrir a mí, es que dicen que no hay dinero, claro que no hay dinero, si se lo han gastado en “giliopolleces”, uy perdón por la expresión.
Por todo esto creo que es estrambótico y kafkiano que Nogueroles se gaste un dinero que serviría mejor para promocionar y ayudar a las entidades culturales de Guadalajara, que supongo algo tendrán que decir.
Espero que Nogueroles y el ayuntamiento rectifiquen y se lo piensen y ese dinero se emplee en más y mejor cultura en Guadalajara.
Angel de Juan
director@henaresaldia.com