Desestimado el recurso contra Celada de una de las participantes para una plaza de funcionario

 

Jaime Celada da cuenta del archivo del proceso judicial  iniciado por el socialista Garcia SalinasAcompañado de los concejales Antonio Ruiz, Estela Iturregui y Josué Martín, el actual portavoz del Grupo Municipal en el Ayuntamiento de Cabanillas ha subrayado que “la Justicia nos ha dado la razón y se ha demostrado que el proceso de selección para la plaza de vicesecretario interventor estaba ajustado a la Ley en todo momento”. Además Celada ha incidido en que “tanto la resolución de Alcaldía, conforme al informe que presentó el tribunal calificador, así como el proceso administrativo que se llevó a cabo en el Ayuntamiento estaba bien hecho”.

Además, ha anunciado que, el  Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 1 de Guadalajara ha desestimado, con fecha 10 de junio, el recurso de una de las participantes contra la resolución y el procedimiento para el concurso para una plaza de vicesecretario-interventor en el Ayuntamiento de Cabanillas del Campos y que declaró sentirse perjudicada.

Celada ha dicho que, con esta resolución, el Tribunal ha entendido que no hubo ninguna irregularidad en el procedimiento para la adjudicación de dicha plaza de funcionario.

Una vez archivadas las vías penales y administrativas contra Jaime Celada y el Ayuntamiento de Cabanillas, ahora será el socialista García Salinas el que tendrá que comparecer ante la Justicia pues según ha anunciado Jaime Celada “La única vía que queda abierta a día de hoy es la penal que he emprendido contra García Salinas por un presunto delito de injurias y calumnias hacia mi persona”. Según Celada, Salinas le acusó de cometer un delito de prevaricación administrativa; de recusar a varios miembros del Tribunal; de disolver el Tribunal cuando aún no había terminado sus funciones; y de irrumpir “de manera abrupta e irregular” en el proceso

La Justicia, por tanto, ha dado la razón a Jaime Celada y al PP en este asunto. “Ha quedado demostrado que tanto mi actuación como la del Ayuntamiento de Cabanillas del Campo fue acorde a la Ley en todo momento” afirmaba Celada ante los medios de comunicación. El archivo de las vías penal y administrativo dan la razón a Celada.

Para Celada los dos únicos objetivos que ha tenido el socialista García Salinas cuando estaba en la oposición eran “el ataque personal hacia mí y hacia el resto de concejales del PP en el Ayuntamiento así como hacia la empresa Imbisa, que por cierto a día de hoy sigue prestando servicios para Cabanillas”. Celada ha manifestado que García Salinas “solo tenía una obsesión: sentarse en el sillón del Alcalde, cosa que finalmente ha conseguido mediante un pacto de perdedores que ha quitado la posibilidad de gobernar a la lista que los vecinos de Cabanillas votaron mayoritariamente que fue la del PP”