Devoción compartida y brillantez en la Romería a la Ermita de la Montealeja

La mañana, soleada y seca, permitió a los devotos peregrinar hasta la Ermita. Algunos lo hicieron en coche, aprovechando la renovación de los caminos rurales que ahora permite llegar en coche tanto desde Trillo (distante dieciséis kilómetros) como desde La Puerta. Otros lo hicieron a pie, siguiendo la vieja costumbre de andar el camino con alegría, por tradición o cumpliendo alguna promesa hecha a la Señora. En total, y según las estimaciones municipales, fueron más de 500 personas las que acudieron a la Romería, la mayor asistencia registrada en los últimos años.

La Misa fue oficiada por el párroco local, Carlos San Félix. Contó con la aportación musical de un coro de monjas pertenecientes a la orden de la Sagrada Familia que residen en el Sanatorio Leprológico de Trillo. Después de la ceremonia, la gran mayoría de los asistentes quedó en la pradera de la Ermita para compartir una comida campestre. El agua caída en este invierno convirtió al manto verde del lugar en un comedor natural inmejorable. Las aguas de Entrepeñas, más cercanas este año que nunca a la Ermita y visibles desde la misma explanada, convertían el paisaje en único. “Nuestra señora debió interceder, puesto que el tiempo no cambió hasta que todo el mundo hubo terminado su comida y su postre en una espléndida armonía”, cuenta Teófilo Benito, alcalde pedáneo de La Puerta. Y es que al filo de las cinco de la tarde cambió radicalmente el tiempo. La lluvia se hizo pertinaz hasta casi el anochecer. Acompañando a los porteños estuvieron la concejala de Bienestar Social de Trillo, María José Pérez, y la de Festejos, Mayte Blanco. El Ayuntamiento de Trillo colaboró desplazando mesas y sillas para que aquellos que las necesitaran pudieran utilizarlas durante la Misa y la comida. También hizo entrega de pañuelo rojo a cada asistente con la imagen bordada de la Virgen de la Montealeja.

En próximas fechas serán los vecinos de la cercana localidad de Cereceda quienes acudan próximamente a este mismo lugar, donde dicen que la Señora de la Montealeja se le apareció a un pastor que cruzaba el Tajo. El próximo día 11 de junio con motivo de la festividad de San Antonio, el pueblo La Puerta volverá a celebrar otra de sus fiestas tradicionales.