Devoción y fiesta del agua protagonistas de la Virgen Blanca en Quer

quer_fiestas050814Quer ha celebrado este fin de semana, viernes 1 de agosto y sábado 2 de agosto, su fiesta patronal en honor a la Virgen Blanca. En la víspera, fue protagonista la celebración religiosa recuperada. En el bonito ceremonial que se oficia, al que acudieron en torno al centenar de personas, la Virgen salía a la Plaza de Juan Pablo II, a las puertas de la Iglesia Parroquial a cuya advocación está dedicado el monumento.

La plaza es escenario de varias celebraciones seteras a lo largo del año, además de esta, como la del cuentacuentos de mayo, por ejemplo. Antorchas encendidas sobre la barbacana del ágora, balconada sobre la estepa cerealista de Quer,  caldeaban el ambiente en una noche algo más fría de lo esperado en el primer fin de semana de agosto. Allí mismo cada uno de los seteros que acudió depositó una vela a los pies de la imagen de la Señora. Ofició la ceremonia religiosa el párroco local, Joaquín Gómez Oñoro.

Después fueron los miembros de la Hermandad de la patrona quienes entraron en andas a la Virgen de nuevo al templo, con todas las luces de iglesia apagadas, resaltando así la de las velas rojas que marcaban el camino. Para terminar la noche los seteros brindaron con champán, sidra y bollos.

El sábado, día 2 de agosto, el de la patrona propiamente dicho, comenzaba con hinchables en la Piscina Municipal de Quer. Desde su primera edición, en el año 2006, la parte lúdica de la celebración había traído a Quer la fiesta del agua. En  el año 2011, fecha de inauguración de la piscina municipal, se lleva a cabo en la piscina. De hecho, la instalación se abrió el 22 de julio de aquel año, pero la primera fiesta acuática que acogió fue precisamente la de la Vírgen Blanca.

En el pequeño de los dos vasos de la piscina municipal quedó instalado un hinchable apropiado para los chiquitines. En la grande se instaló otromás grande, una pasarela, con su correspondiente recorrido de obstáculos, una gran palmera y un tobogán hacia la piscina, con el parque de juegos de agua como complemento, además de una minibarca de pedales. La piscina registró una magnífica entrada, que el sábado era gratuita para los empadronados.

Por la tarde, de nuevo en la iglesia algunas de las integrantes de la Hermandad que organiza los festejos leyeron unos pasajes bíblicos en honor de la Señora. A continuación de la Misa, la imagen de la patrona salió en procesión por las calles de Mayor Alta y Quevedo hasta llegar a la Plaza de Páez de Castro, para retornar desde allí a su origen. Una vez devuelta la imagen al altar, hubo un vino español patrocinado por el Ayuntamiento.

El broche de oro de la celebración lo puso la actuación en la Plaza Mayor del humorista Adolfo Rosales durante algo más de una hora.