Dputación sigue apostando por el tercer vaso en la planta de Torija

 aprovechando fundamentalmente economías de escala que supone todo el ámbito provincial”. De esta forma, Robisco ha explicado que, hasta ahora, “se ha tratado la basura, pero ahora queremos también recogerla para prestar un servicio integral de ámbito provincial”.

“El otro fin es que, con la unión de todos los municipios y mancomunidades lograremos el objetivo de abaratar el servicio al ciudadano, siendo esa unión un símbolo de fortaleza y solidaridad”, ha dicho Robisco informando de que se lleva “bastantes meses” de trabajo y que “el afán y la voluntad por parte de los municipios de sumarse a este proyecto es amplio”. En este sentido, Robisco ha querido llamar la atención sobre la “postura obstruccionista” de la Mancomunidad Vega del Henares (MVH) y de su representante, el concejal de Azuqueca de Henares, José Luis Blanco, que a su vez “ejerce de portavoz del resto de municipios y mancomunidades socialistas”.

Con respecto a la construcción del tercer vaso en la planta de tratamiento de Torija, Robisco ha incidido en que “existe un firme compromiso de construir el tercer vaso” y, por ello, “se están dando los pasos para la realización del proyecto y la financiación”.

El objetivo es que “en el corto plazo” esté construido para poder eliminar la subida de altura del segundo vaso. “Ni el tercer vaso ni los olores han sido una prioridad para el Partido Socialista durante casi diez años, nadie ha dicho nada aunque, además, en ocho años hayan agotado la vida útil prevista para 20 años”. Asimismo, Robisco ha querido tachar de “alarmistas y malintencionadas” las declaraciones que pretenden alertar de que la montaña de basura pueda llegar hasta los 37 metros de altura. “Eso es algo impensable, ni tan siquiera aproximarse a esa altura ya que, a todas luces, es una barbaridad”, ha apuntado añadiendo que hay gente interesada en sembrar “alarma y miedo” para “tapar sus problemas de gestión”.