El alojamiento rural “La Carbonera” cumple un lustro, fiel a su compromiso por la calidad

Este alojamiento abrió sus puertas en 2006, tras dos años de obras que lograron convertir la antigua carbonería de Jadraque en un moderno e innovador establecimiento rural. Un sacrificio que todavía hoy continua pero que, según su gerente María José Calvo, “merece la pena porque crees en lo que haces, en lo que ofreces y te entregas”.

“La Carbonera” no tiene pérdida. A sólo una hora de Madrid y a 30 minutos de Guadalajara, “La Carbonera”, en Jadraque, ofrece al cliente la posibilidad de disfrutar de jornadas de descanso en un enclave privilegiado que combina  ocio, gastronomía, historia y, a sólo un paso, espacios naturales. El secreto del éxito de “La Carbonera” está en la dedicación y el trabajo bien hecho. Su gerente es de los hosteleros que piensan que en turismo rural no vale todo, que hay que cuidar la atención y la calidad.  Hasta el nombre de la calle en la que se ubica el alojamiento, “Del Paraíso” parece elegido a propósito.

La imponente fachada, de piedra rojiza de toba, luce a la calle sólo una parte del encanto de la casa; el resto, se revela en cada uno de los apartamentos, en jornadas de descanso al calor de la lumbre. El nombre de cada uno de los cuatro apartamentos con que cuenta este alojamiento rural invita a disfrutar del entorno y recupera el de los parajes naturales del Jadraque de siempre.

Desde el apartamento “La Dehesa” se accede al patio con flores en el que parece que siempre es primavera, como en las huertas del mismo nombre que se extienden a las afueras del casco urbano; “El Castillo” recupera el ambiente cidiano y las camas con dosel, en un alojamiento que se halla en plena Ruta del Cid, parada en el camino e ideal para reponer fuerzas tras contemplar la extraordinaria belleza del valle del Henares desde el cerro más perfecto del mundo; “El Olivar” da nombre al apartamento desde el que se adivinan los olivos del pueblo, añejos ejemplares de raíces tan profundas como las que mantiene “La Carbonera”; y el apartamento “El Tejar”, que invade todo del color de las tejas árabes rojizas que salían del paraje del mismo nombre a las afueras del pueblo y al que siempre se puede volver paseando a la caída de la tarde o aprovechando el frescor de una mañana de verano.

Mª José Calvo reconoce que una iniciativa de estas características, que mantiene un equilibrio más que razonable en la relación calidad/precio, no se pone en marcha sólo por las ayudas públicas. “La Carbonera” es la consecuencia del trabajo en equipo y de la ilusión de toda una familia. Mª José ha sido la gran impulsora del proyecto y ha encontrado en su marido Pedro Leganés el apoyo imprescindible para supervisar en su momento las obras y encargarse hoy del mantenimiento del inmueble para que todo esté siempre perfecto. “Tuvimos ayuda de Adel Sierra Norte a través del programa Leader para financiar la idea y hemos creado un puesto de trabajo que queremos mantener”, explica su gerente.

El resultado del empeño de años es un espléndido edificio en el que conviven centenarias vigas de madera con radiadores de más de 150 años que funcionan a la perfección, o antiguas cisternas de las de cadena en los baños que poco tienen que ver con las energías alternativas que aprovechan la luz de sol y suministran agua caliente a las viviendas. M” José junto a su hija cuida cada día los detalles de la casa y el benjamín se ocupa de supervisar los juegos de mesa que no pueden faltar en alojamientos como “La Carbonera”.

Lo más añejo se ha hecho también un hueco en las nuevas tecnologías y “La Carbonera” tiene su propio espacio web www.casarurallacarbonera.com, un portal que muestra los encantos de una casa en la que el cliente recibe un trato personalizado y en la que sabe que tiene siempre a su disposición a los responsables del establecimiento. 

Mª José Calvo está convencida de que Jadraque mantiene un enorme potencial turístico que ha de seguir creciendo. La asignatura pendiente de pueblos como Jadraque sigue siendo desestacionalizar el turismo, una tarea en la que los empresarios y las administraciones han de ir de la mano para sumar esfuerzos, promocionar el destino y cuidar el entorno.

Entre tanto, “La Carbonera” celebra su V Aniversario y ofrece en Jadraque lo mejor de una iniciativa privada que se ha hecho un hueco entre los alojamientos de los destinos turísticos de interior por calidad y méritos propios.