El Archivo Histórico Provincial de Guadalajara pone en marcha la iniciativa “Sucedió en…”

Cada mes se irán seleccionando el documento o documentos, ya sean textuales, fotográficos o filmográficos que sean prueba fehaciente de esos sucesos y sirvan como testigos del acontecer histórico. Junto a los originales, el centro, pondrá a disposición de los visitantes la información necesaria para hacer más comprensibles los documentos referidos a las efemérides elegidas.

Serán expuestos en la Sala de Investigadores del Archivo y las visitas podrán realizarse durante el horario de atención al público, de 9:00 a 14:00 horas de lunes a viernes y, además, las tardes de los martes y jueves entre las 16:30 y 19:30 horas.

El tema elegido para la inauguración de este ciclo ha sido la Batalla de Guadalajara, hecho bélico de nuestra Guerra Civil del que se cumplen ahora 75 años.
La Batalla de Guadalajara  fue uno de los hitos fundamentales de la Guerra Civil Española. Este enfrentamiento se produjo entre los días 8 de marzo y 23 de marzo de 1937 en torno a la ciudad de Guadalajara, en un intento de llegar a la capital de España, desde el norte,  por parte de las tropas del General Franco apoyadas por los italianos de Mussolini.
En ella tomaron parte el Ejército Popular Republicano que luchó contra el Corpo Truppe Volontarie (CTV) italiano, ayudado por otras unidades del ejército franquista, particularmente la División Soria, al frente de la cual se encontraba el General Moscardó.
La lucha comenzó con una ofensiva del CTV el 8 de marzo y concluyó el 11 de marzo con el repliegue de las tropas republicanas ante el empuje de las fuerzas de Mussolini. Entre el 12 y el 14 de marzo el Ejército Republicano fue atacado duramente por las tropas franquistas perdiendo numerosas posiciones y localidades. En los días posteriores, entre el 15 de marzo y hasta el 23 del mismo mes, se produjo la contraofensiva republicana que contó con el apoyo de las Brigadas Internacionales. Las lluvias y las bajas temperaturas en la provincia de Guadalajara –que impidieron el despegue de la fuerza aérea nacional- así como la superioridad de los tanques soviéticos provocaron que los republicanos fueran recuperando el terreno perdido.
En los alrededores de Brihuega, junto al Palacio de Ibarra, se produjo un enfrentamiento fratricida entre italianos, una particular “guerra civil” entre el Batallón Littorio, integrado en el CTV enviado por Mussolini para apoyar a Franco, y el Batallón Garibaldi que se convertiría en una de las fuerzas del élite del ejército republicano.
Toda la zona geográfica en la que se desarrolló la batalla, en aquél frío y duro invierno, se vio gravemente afectada. Pueblos como Brihuega, Torija, Trijueque, Gajanejos, Cifuentes y muchos otros, sufrieron el horror y la destrucción de la guerra.