El Ayuntamiento azudense pone en marcha una oficina para atender a los afectados por las inundac

La oficina seguirá funcionando la próxima semana en las dependencias de Urbanismo en horario de 8 a 15 horas y por las tardes, de 15 a 19 horas, los vecinos podrán dirigirse al Servicio de Atención al Ciudadano (SAC) ubicado en la planta baja del Ayuntamiento.

“Pedimos a todos los vecinos afectados que nos trasladen sus situaciones para conocerlas y estudiar si es necesario acometer alguna obra que evite problemas en el futuro y también para constituir un grupo de cara a la solicitud de las correspondientes ayudas a los seguros”, afirma el concejal de Desarrollo Sostenible, José Luis Blanco. El Ayuntamiento se ha puesto en contacto además con la Subdelegación del Gobierno para conocer qué tipo de ayudas especiales pueden percibir los afectados por las inundaciones.

La tormenta del jueves comenzó hacia las 19,30 horas, sin que previamente se hubiera notificado al Ayuntamiento ninguna alerta por riesgo de lluvias intensas. Durante una hora y media estuvo lloviendo con gran intensidad sobre todo el término municipal, el agua se acumuló en balsas que dificultaban la circulación en numerosas vías públicas y entró en garajes y sótanos de todo el municipio. Hacia las 20 horas, el Ayuntamiento, que hasta ese momento estaba actuando con medios propios, pidió ayuda al Consorcio de Bomberos, reforzó el servicio de la Policía Local y movilizó a los voluntarios de Protección Civil y Cruz Roja. Hasta bien entrada la noche, trabajaron para restaurar la normalidad una veintena de bomberos con una bomba urbana ligera, dos bombas rurales pesadas, una bomba forestal y tres vehículos; nueve agentes de la Policía Local; cinco voluntarios de Cruz Roja y ocho de Protección Civil, éstos últimos con tres bombas y cuatro vehículos. El dispositivo se completó con el camión municipal y operarios de Vías y Obras. “Muchos vecinos colaboraron también tratando de achicar agua con sus propios medios”, agradece el responsable municipal de Desarrollo Sostenible, quien ha insistido en la “importancia de que los vecinos se acerquen hasta la oficina constituida por el Ayuntamiento para dar a conocer sus situaciones particulares”, reitera José Luis Blanco.

Por lo que respecta al viernes, antes de que comenzara a llover, el Ayuntamiento tenía ya en preaviso al camión municipal de desatrancos, en previsión de que su actuación fuera necesaria. Cuando la lluvia ha empezado a caer de manera intensa, el consistorio ha solicitado colaboración a los bomberos del Consorcio Provincial, a voluntarios de Protección Civil y ha reforzado el turno de la Policía Local.