El Ayuntamiento de La Toba da los primeros pasos de su Plan de Dinamización Turística

latoba180814Según explica Julián Atienza, alcalde de La Toba, “queríamos dar a conocer al visitante los recursos con los que cuenta nuestro pueblo, pero también a nuestros propios vecinos, puesto que es imposible encontrar mejores embajadores de su tierra que los toberos”.

Itinerarios y guía muestran al turista los encantos del lugar, sin dejarse ni uno sólo.  Repasan y explican los aspectos  turísticos, sociales, naturales, patrimoniales, culturales, ornitológicos, micológicos y botánicos diferenciales que tiene La Toba  en su término municipal.

Y lo hacen desde todas las posibles vías de comunicación. In situ, mediante didácticos paneles explicativos, a través de los códigos QR, que redirigen los móviles al sitio en internet en el que informarse con precisión sobre el hito de que se trate, y  a través de la página web de La Toba, en la que está compilada toda la información, incluida una versión digital de la guía (www.latoba-guadalajara.es)

Con la edición de la guía en papel “La Toba, entorno, patrimonio y recursos”, el Ayuntamiento llega a los vecinos y turistas de más edad, que no se manejan con las nuevas tecnologías. Sus 56 páginas y más de 200 fotografías, “todas hechas en el pueblo”, recuerda Julián, resumen el paisaje tobero. El contenido describe el municipio, recorre su patrimonio arquitectónico, natural, inmaterial y gastronómico, además de proponer el recorrido de las dos rutas señalizadas a propios y extraños en la última parte.

Desde el punto de vista formal, es una edición muy cuidada. Para admirar una versión extendida de la guía, “lo mejor es venir”, dice el regidor, ejerciendo de tobero. La maquetación y edición la han llevado a cabo profesionales que “de una u manera están relacionados con La Toba”, termina. El Ayuntamiento comenzó la  distribución de los folletos  en febrero, por  San Blas,  que es una de las fiestas de más hondas raíces en el pueblo.

Las dos rutas
La Ruta de la dehesa recorre el norte del municipio, atravesando ambientes forestales de gran interés. Comienza en la Cruz de los Alcores, lugar emblemático por la tradición de las “Cruces de lata”, que recordaban a los vecinos la necesidad de santiguarse y rezar para evitar las maldiciones.  Desde ese alto se puede contemplar el paisaje de mosaico mediterráneo formado por cultivos alternantes de cereales, olivos, vid y barbechos. Entre ellos aparecen zonas de baldío en las que crece vegetación espontánea como las aulagas, las lavandas y los tomillos.

La Ruta de la ribera conducirá al viajero por uno de los paisajes más vistosos del municipio, que en otoño, cuando las hojas del bosque caducifolio se caen, muestra un espectacular cromatismo. El recorrido se inicia tomando el camino de Valdegrillo, un collado desde el que se presencian bellas panorámicas del bosque de galería, y que se erige en atalaya desde la que observar o fotografiar los cultivos situados en las laderas de orientación sur, como viñedos y olivares.