El Ayuntamiento de Sigüenza baja el gravamen municipal del IBI

El remanente de tesorería en 2010 del Ayuntamiento de Sigüenza fue negativo en -1.239.417,60 euros.

“Ante esta situación, el equipo de gobierno se inclina por tramitar una operación de crédito a cuatro años para evitar hacer un presupuesto ficticio y engordado que nunca se va a cumplir, como ha quedado demostrado con los resultados de los anteriores ejercicios”, explicó Latre.

Por mayoría, el Pleno aprobó una modificación de la ordenanza fiscal reguladora del impuesto sobre los bienes inmuebles, bajando el tipo de gravamen municipal del IBI del 0,7 a 0,67 (tres centésimas), o lo que es lo mismo, un 4,2% “que está por encima del IPC interanual del 3%”, señaló el alcalde. “Uno de los compromisos de nuestro equipo de gobierno con los seguntinos fue la reducción del tipo de gravamen municipal del impuesto de bienes inmuebles (IBI). En este momento inicial de legislatura comenzamos a cumplirlo en un momento económico difícil, tanto en lo nacional como en lo local. Lo revisaremos anualmente, de acuerdo con las circunstancias económicas de cada momento, y lo mantendremos en la medida que nos lo permita una coyuntura en las que las circunstancias se imponen a las voluntades. El Ayuntamiento de Sigüenza hace un gran esfuerzo al adoptar esta medida, que pretende dar un pequeño balón de oxígeno a la economía familiar, tan resentida por la delicada situación que estamos viviendo.”, prosiguió el regidor.

En los dos últimos puntos del orden del día el Pleno adoptó por mayoría la actualización con el IPC del impuesto sobre vehículos de tracción mecánica y de la de la tasa  por la prestación del servicio de recogida de basuras.

La actualización del IVTM contaba con los informes favorables de la Secretaría y la Intervención municipales. “Esta ordenanza fiscal no se modificaba desde diciembre de 2003”, recordó Latre. En el caso de la Recogida de Basuras, el alcalde expuso que el Plan de Saneamiento Financiero  de 2009 aprobado en la segunda parte de aquel año “ya contemplaba que en el ejercicio 2010 la tasa de basura debía subir un 10%, cosa que el anterior gobierno municipal nunca hizo a pesar de que había adquirido el compromiso al aprobar el Plan”.