El Ayuntamiento gallardo continúa buscando alternativas para el servicio de transporte urbano

Este acuerdo, suscrito con el Ayuntamiento de Guadalajara hace 12 años en el marco de la desanexión de Marchamalo como barrio de Guadalajara y asociado al contrato firmado por el consistorio capitalino con la empresa de transportes Trapsa (ahora Aulusa), finaliza en abril de 2012, conllevando una nueva distribución de líneas y la expiración de un convenio heredado de otra época y que perdía su razón de ser el año pasado con la puesta en funcionamiento del Plan Astra en los municipios del Corredor del Henares.

El Área Supramunicipal de Transportes de Guadalajara gestionada por la Junta de Comunidades ha conectado 15 municipios del entorno de Guadalajara entre ellos y con la propia capital, nacido de una acuerdo en el que se sumó inicialmente a Marchamalo en previsión de la finalización de su relación contractual con Guadalajara. Un servicio básico que cubre las necesidades de una zona con más de 160.000 habitantes y con unos fantásticos índices de uso que, además, supone unos costes para los municipios que lo integran inferiores a la mitad de lo que supone el transporte público de viajeros a Marchamalo.

Sin embargo, siendo la inclusión del municipio gallardo en el Plan Astra con las mismas condiciones que  las poblaciones de los alrededores una exigencia pactada previamente, lógica y fundamentada, más cuando es el municipio más próximo a Guadalajara, las primeras impresiones apuntan a que los marchamaleros podrían acabar siendo injustamente discriminados por la Junta de Comunidades en esta materia. La reunión mantenida el pasado viernes en Toledo entre el Alcalde, Rafael Esteban, y el Viceconsejero de Fomento, Luis Ques, pretendía acercar posturas sobre dicha inclusión, pero sólo ha conllevado una incertidumbre que desde el consistorio gallardo no están dispuestos a admitir cuando se trata de un servicio tan importante para sus vecinos.

La actual Línea 4 de la red de transporte urbano de Guadalajara, que une la capital con el municipio campiñero, es la menos deficitaria de todas las de la mencionada red, con un volumen total de 38.000 viajeros al mes. En base a ello, el consistorio marchamalero está trabajando ya en la búsqueda de posibles alternativas en caso de que se confirmara la negativa de la Junta a incluir a Marchamalo en el Plan Astra en las mismas condiciones que los municipios que ya forman parte de él, sin desdeñar ninguna posibilidad.

Tanto es así, que Esteban, acompañado por la Concejal de Transporte de Marchamalo, Mari Carmen Martín, se han reunido esta mañana en el Ayuntamiento de Guadalajara con Juan Antonio de las Heras, Concejal de Transporte Urbano capitalino para valorar la posibilidad de alcanzar un nuevo acuerdo de colaboración en esta materia.

De las Heras, dialogante desde un primer momento, ha mostrado su disposición a estudiar la extensión de una de las nuevas líneas en las que están trabajando, que llegaría hasta el Polígono del Henares, para alcanzar Marchamalo como en la actualidad, valorando sus costes y la posibilidad de articular un nuevo convenio para su cofinanciación.

En esta línea precisamente se ha manifestado Rafael Esteban tras el encuentro mantenido con De las Heras, asegurando en primer lugar “la permanencia del servicio de transporte que nos una con Guadalajara de un modo u otro”. El primer edil marchamalero quiso dejar claro que, “nuestros vecinos en ningún caso van a perder la posibilidad de llegar a la capital mediante el transporte público,  con  la  misma frecuencia y con prácticamente el  mismo  número  de paradas, pero es nuestra obligación valorar las posibilidades de prestación del servicio que vamos a tener a partir de ahora no sólo en sus aspectos técnicos, sino también en su vertiente económica”.

Así pues, “estamos trabajando en diferentes alternativas ante la posibilidad de que la Junta nos  niegue la posibilidad de participar en el Plan Astra en las mismas condiciones que nuestros vecinos y en ese proceso intentaremos mantener, en la medida de lo posible, las características del servicio actual. Pero esto no puede ser a cualquier precio. No es de recibo que nuestros vecinos estén pagando menos de la mitad que nosotros por el mismo servicio, y es mi responsabilidad como Alcalde buscar el modo de ajustar ese coste defendiendo con ello los derechos de todos los marchamaleros”, ha subrayado Esteban.