El Ayuntamiento obtiene un remanente positivo superior a 1.300.000 euros

“El Ayuntamiento de Guadalajara es solvente, tiene capacidad económica para afrontar la situación actual y va a seguir adoptando, como lo ha hecho hasta ahora, medidas económicas y financieras que permitan el equilibrio presupuestario y el cumplimiento de las leyes”.

Así lo ha manifestado el Alcalde de Guadalajara, Antonio Román, durante la presentación de la liquidación del presupuesto de 2011 y el plan de ajuste económico exigido por el Ministerio de Hacienda. Éste último, ha sido elaborado por el interventor del consistorio; el viernes, 30 de marzo, se aprobará en pleno y posteriormente se remitirá al ministerio.

Tal y como ha señalado el Alcalde, la liquidación del presupuesto de 2011 arroja, un año más, un remanente positivo que supera el 1.300.000 euros en el Ayuntamiento, y que asciende a 186.254 euros en el Patronato de Cultura y a 527 en el Patronato de Deportes. El endeudamiento del Ayuntamiento es del 45% y la deuda viva (contraída con diferentes entidades bancarias), a fecha de 31 de diciembre, ascendía a los 29.915.227 euros (es inferior a la que existía hace una década).

En cuanto a los plazos de pago a proveedores, en 2010 era de 90 días de media y en 2011 fue de 120. No obstante, “el objetivo –ha señalado el Alcalde- es cumplir con la Ley de Morosidad. De modo que espero que a final de año podamos estar en una media de entre 30 y 60 días, y de 30 días en 2013, tal y como marca la Ley, lo que beneficiará a centenares de proveedores del Ayuntamiento”.

En relación al Plan de Ajuste realizado por el interventor del Ayuntamiento, ratifica las medidas económicas y financieras que el equipo de Gobierno puso en marcha el pasado mes de octubre, dentro del denominado “Plan de racionalización del gasto, mejora de la eficiencia en la gestión y garantía de los servicios sociales básicos”, y que recogía medidas para mejorar la situación de tesorería, garantizar la solvencia, el pago a proveedores y garantizar el equilibrio presupuestario. Esto supone que la gestión desarrollada por el equipo de Gobierno, con la adopción de diversas medidas, es la correcta. Por ejemplo, medidas relativas al ajuste de tasas y precios públicos, la actualización del padrón del IBI para detectar omisiones, la congelación de la plantilla del Ayuntamiento, la revisión del AES, la revisión de las asignaciones a los grupos políticos, la realización de una ecoauditoría…

Concretamente, el Plan de Ajuste que deberá remitirse al Ministerio de Hacienda incorpora medidas de carácter inmediato y mediato.

Dentro de las primeras, en el apartado de ingresos, destacan la revisión del IBI, la detección de omisiones de construcciones en el catastro, la modificación tarifaria del servicio de transporte urbano de viajeros, la actualización de algunas tasas como la del servicio de ayuda a domicilio, el refuerzo de la eficacia de la recaudación ejecutiva (convenio con Agencia Tributaria), refuerzo de la eficacia de la recaudación voluntaria (a través del desarrollo de planes de tesorería municipal para que no se aumente el pendiente de cobro), inspección tributaria e incremento anual de 2% de la recaudación producto de incrementos tributarios.

En relación a los gastos, reducción del número de kilómetros de las líneas de autobuses, elaboración de una auditoría energética, realización de un concurso para la adjudicación de los seguros municipales, supresión de celebraciones de festividades, reducción de la transferencia a grupos políticos, reducción de las subvenciones a asociaciones y congelación de la plantilla.

Las medidas de carácter mediato deben servir para garantizar también la actual estabilidad presupuestaria y la capacidad de financiación en la próxima década y contemplan el incremento en la cuantificación de los derechos de difícil e imposible recaudación (como ya se ha hecho en la liquidación de 2011 provisionando 13.800.000 euros), aumento de los coeficientes de recaudación incierta en la elaboración de los presupuestos y declaración de no disponible de una parte del remanente de tesorería para gastos generales.

Antonio Román ha incidido en el hecho de que el Ayuntamiento de Guadalajara ya ha adoptado o está en vías de adoptar la práctica totalidad de las medidas que contempla este plan de ajuste. “Hemos ido aplicándolas basándonos en criterios de prudencia para que las previsiones económicas se cumplan, y el rigor económico y las políticas de los últimos años nos han llevado a estar en una situación que nos permite salvar las circunstancias que atraviesa el país”.