El Balonmano Azuqueca gana en casa al Bolaños (33-32)

Desde el minuto uno del encuentro los dos equipos jugaron al mismo nivel. Sin grandes diferencias en el tanteo, cada grupo realizaba su juego y conseguía materializar sus ataques. El ataque de los de Bolaños se basaba en un rápido movimiento de balón, culminado la mayoría de las veces por sus extremos. La defensa azudense no conseguía frenar ese ataque pero no fallaban en el campo contrario, y con una gran efectividad en el tiro no dejaban que los manchegos se marcharan en el marcador. En la mitad de la primera parte el marcador indicaba un 8-7 que demostraba que los dos equipos erraban y acertaban de manera similar. Los siguientes quince minutos se desarrollaron de la misma manera, quizás con un poco de mejor juego de los azudenses que sacaban alguna diferencia, pero que era contrarrestada por la eficiencia de los visitantes con la superioridad provocada por las exclusiones de los rojinegros. Al final de los treinta minutos el marcador mostraba un empate a quince goles.
La segunda parte del partido comenzó un conjunto azudense muy concentrado y dispuesto a conseguir la victoria. La concentración en defensa hizo mejorar en ese aspecto, y el ataque consiguió siendo igual de efectivo que durante la primera mitad. Alrededor del minuto cuarenta se conseguía una diferencia de cuatro goles, que provocaba que el equipo visitante pidiera un tiempo muerto que cortaba la racha local. El equipo de Bolaños saltaba de nuevo al campo con las ideas muy claras, y aprovechaban de nuevo la mala defensa rojinegra para recortar los cuatro goles. A falta de diez minutos para el final se alcanzaba de nuevo la igualdad en el marcador a 26 goles, y dejaba todo por decidir. Además una exclusión para los azudenses en el minuto 57 de nuevo con empate, dejaba las cosas muy difíciles. Pero los locales apretaron en defensa en los momentos decisivos, no fallaron en sus lanzamientos y consiguieron la victoria final por un solo tanto, que demuestra que se puede hacer frente a cualquier equipo de la competición.
Segunda victoria en casa de la temporada, que llega un poco tarde, pero que deja la moral del equipo muy alta para los dos últimos partidos de la temporada, contra el último y el primer clasificado respectivamente.