El “canasto de las chufas”

lascruces300813Ya ha pasado casi el verano y es verdad que los periodistas apenas hemos tenido de que hablar; han sido temas banales, algún incendio que otro, de varios encierros y en particular del de Iriépal en el que el toro se escapó y a punto estuvo de llegar a la A-2, con los problemas que hubiera ocasionado; de fiestas de los pueblos y poco más. Pero ha habido un tema que a mí personalmente me ha causado cierto estupor y malestar por las decisiones tomadas por el equipo de gobierno del pueblo en cuestión.

Pues bien, hace unos días en Yebes aparecieron ciertas pintadas amenazadoras contra el alcalde Joaquín Ormazabal y parte de su equipo de gobierno. Las pintadas fueron hechas en la madrugada del día anterior a la fiesta de San Bartolomé, patrón del pueblo, por lo que se enreció el ambiente y las fiestas pasaron a un segundo lugar.

Ormazabal sacó el “canasto de las chufas”, cogió una rabieta de niño pequeño y de “motu propio” decidió no asistir a los actos religiosos e institucionales que como alcalde estaba obligado en las fiestas patronales. Aquí creo que Ormazabal no estuvo listo, no asumió las pintadas, pues estas cosas, mi querido amigo, van en el cargo y en el sueldo, le guste o no. Un alcalde está por encima de todo, de pintadas, de insultos, de gestos, etc. El alcalde represente a todo el pueblo, no solo a los que le han votado o a sus “amiguetes”, y más si se interponen en los actos institucionales durante las fiestas del pueblo.

Vaya por delante que manifiesto mi condena por tales pintadas que no llevan a ningún sitio y lo único que hacen es enrarecer el ambiente y crear aún más enemistades, pero tampoco apruebo las decisiones unilaterales y un poco dictatoriales de los alcaldes sobre todo cuando no son capaces de aceptar las criticas de su vecinos, que son los que realmente le pagan el sueldo con sus impuestos.

Y como se acaba el verano y empiezan las fiestas de Guadalajara, mi próximo comentario serán sobre ellas.

Angel de Juan

director@henaresaldia.com