El CD Sigüenza le plantó cara al líder hasta el minuto 75 de partido (1-4)

Pese a las bajas de Zaci, Ali, Emilio o Viso los de Paco Maestre, que no tenían nada que perder ayer en La Salceda, salieron decididos a luchar por la victoria. Los arlequinados presionaron arriba poniendo en serias dificultades al Mora, también con el fin de medir hasta dónde pueden llegar enfrentándose a equipos de esta categoría. La táctica valiente del míster dio rápidamente sus frutos. Santi elevó un balón entre líneas a Carlos, que estrenaba titularidad. En un primer instante no acertó a rematar de cabeza. Sin embargo el cuero se le quedó en los pies, acertando con el 1-0 en el minuto 11.  El Sigüenza se creció con el gol, jugando a partir de entonces su mejor fútbol.
Poco a poco el líder se desperezó, saliendo bien de la presión del CD Sigüenza y consiguiendo replegar a los locales en su campo. El empate llegó en el minuto 35, cuando Rubén Portillo controló muy bien un pase de 40 metros sin aparente peligro que acabó dejándolo sólo ante David Toledano. El delantero batió al meta seguntino por debajo de las piernas. Con el 1-1 se llegaba al final de la primera mitad. Las espadas quedaban en todo lo alto en una reanudación que prometía ser épica.
Sin embargo el Sigüenza que salió frío, se quedó helado en la primera jugada. A los 15 segundos el Mora CF hizo el 1-2 en un posible fuera de juego que el árbitro no señaló. En aquel momento, y según lo visto sobre el campo, el resultado no correspondía a los méritos de cada equipo. Los de Paco Maestre, enrabietados por lo injusto del marcador, se fueron a por el partido con fútbol unas veces y con ganas siempre. Alvaro Atienza tuvo el empate con un cabezazo que el portero sacó sobre la misma raya. Los seguntinos reclamaron el remate como gol por considerar que el balón había superado por completo la línea. Las protestas ahogaron el fútbol del Sigüenza y le dieron más ventaja al líder.
Maestre concedió minutos a jugadores seguntinos menos habituales, y el Mora CF acabó demostrando por qué encabeza la tabla. El 1-3 llegó en una contra perfecta que aprovechó Moisés para sentenciar el partido a bocajarro con un Sigüenza volcado en busca del empate. El 1-4 obra de Rubén Alvarez llegaba en las postrimerías del choque. La semana que viene el Sigüenza se desplaza a Toledo para medirse con otro rival difícil como es el Yuncos.