El Centro de la Mujer de Sigüenza trabaja 365 días al año por la igualdad de género

El principal cometido del Centro es “ofrecer a las mujeres de forma rápida y gratuita información sobre sus derechos y sobre la igualdad de oportunidades, asesorándolas en materia jurídica, psicológica, de empleo, de empresa, en cuanto a servicios sociales disponibles en Sigüenza, asociacionismo, salud, formación, ocio y tiempo libre”, según recoge la memoria.

El resumen numérico del año se cifra en 1093 consultas atendidas durante 2010, sumando un total de 231 las mujeres que han pasado por el Centro. Los datos dan la medida de una labor que llega a las personas a las que va destinada con el objetivo global de alcanzar la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres. Además de este propósito general hay otros más específicos como son el de la “transversalidad”, o extensión de la igualdad de género a todas las instituciones, organismos y agentes mediadores; el “empoderamiento” de la mujer que el Centro persigue desde el asociacionismo femenino y la participación social, o el de la “autonomía”, que busca fomentar el empleo, la actividad económica entre las mujeres del ámbito rural y la conciliación de la vida personal, familiar y laboral.

Para cumplir tanto el propósito general como los específicos, el Centro de la Mujer puso en marcha 44 actividades distintas a lo largo de 2010. Quedaron encuadradas en ocho áreas diferentes: salud/sicológica, social, violencia de género, jurídica, trabajo y empleo, actos institucionales y educación. La institución seguntina priorizó, también el año pasado, el trabajo con niños/niñas y jóvenes. “La educación en valores previene la discriminación hacia la mujer y es un factor clave para erradicar la violencia de género”, explica el equipo técnico del Centro.

En lo que tiene que ver con la participación social, la labor de la institución incidió en factores de doble discriminación, tales como combinar las variables mujer–inmigración y mujer–medio rural. En este sentido, el Centro organizó el encuentro “50 mujeres, 50 historias”, que supuso un espacio de intercambio cultural, a la vez que se reforzó la conciencia de lo que significa ser mujer y la importancia de fomentar la unión como estrategia para conseguir el “empoderamiento” de las mujeres.

En el año 2010 se incrementó la demanda de actividades en diferentes asociaciones de mujeres gracias al trabajo previo realizado con ellas. “Esperamos que las mujeres sigan teniendo el Centro como punto de referencia y que cada vez sea mayor el número de personas, que participe en nuestras propuestas, porque esto contribuye a la mejora de la calidad de vida de la sociedad en general” comenta el equipo.  Por su parte Concha Barahona, concejala responsable del área de Mujer en el Ayuntamiento, destacaba esta mañana “la continuidad del trabajo del Centro, que su equipo hace extensivo a los 365 días del año”, y la especial atención que dedican “a llevar la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres al área de educación”.