El Colegio de Los Hermanos Maristas es declarado BIC

Esta decisión se adoptó en la última reunión del Consejo de Gobierno.  Su interés histórico  y cultural, así como su valor educativo justifican esta declaración, según el Gobierno regional.

El consejero de Educación, Cultura y Deportes de Castilla-La Mancha, Marcial Marín, ha destacado que este inmueble tiene su origen en un palacio o casona noble renacentista, aunque su aspecto actual se debe a la reforma practicada del siglo XX por Ricardo Velázquez Bosco. Actualmente es la sede del Colegio “Champagnat” de los Hermanos Maristas.

Para Marín “el interés histórico  y cultural del Palacio de la Vizcondesa de Jorbalán, así como su valor educativo justifican sobradamente la declaración como bien de interés cultural”. En este sentido, ha añadido que “la protección de nuestro rico patrimonio cultural es la mejor garantía de pervivencia para las generaciones venideras; un patrimonio cultural e histórico que es seña de identidad”.

El palacio cuenta con un patio interior de estilo renacentista alcarreño, cuyo origen está en el edificio del siglo XVI. La capilla, de una única nave, se remata con una esbelta torre. Está rematado por un bajo relieve del martirio de San Sebastián atribuido al escultor Ángel García Díez. Tanto el Palacio como la Capilla están profusamente decorados, combinando elementos propios de distintos estilos por lo que podemos definirlo claramente como perteneciente al eclecticismo.  Dotado de estilo ecléctico, el origen del palacio se remonta a una casa noble del siglo XVI a la que pertenece el patio interior de estilo renacentista alcarreño. Junto a este edificio, se ubicaba la ermita o capilla de San Sebastián, que acabará vinculándose cada vez más con el edificio palaciego. La delimitación del jardín contemporáneo, con el diseño de Velázquez Bosco es aún perfectamente visible dado que la parcela sobre la que se sitúa el conjunto apenas ha variado desde entonces; jardín conocido en la ciudad por las dimensiones de su arbolado.

En sus orígenes, existía una entrada de carruajes desde la calle, donde actualmente se levanta el número 24 de la calle Doctor Santiago Ramón y Cajal. El interior del edificio ha sufrido varias actuaciones hasta adaptarlo a su actual uso escolar, aunque destacan algunas salas por su especial conservación como son el “salón de baile” y una salita aneja al “salón de billar” de la planta baja. Son las fachadas las que conservan sin apenas alteraciones los elementos más interesantes del diseño de Velázquez Bosco.