El Consorcio Energético de la Campiña inicia la renovación del alumbrado en Quer y Torrejón

energia280514La modernización de las instalaciones supondrá un cambio en la percepción de la iluminación por el ciudadano, un aumento de la sensación de seguridad en las calles y una mejora en la calidad lumínica

Las localidades que forman el Consorcio Energético de la Campiña (Azuqueca de Henares, Fontanar, Marchamalo, Quer, Torija, Torrejón del Rey, Uceda y Yunquera de Henares), dentro de su estrategia de innovación tecnológica hacia la sostenibilidad ambiental y la construcción de municipios inteligentes, han iniciado la renovación total del alumbrado público en sus calles. El proyecto que ha comenzado el lunes 26 de mayo en Quer y Torrejón del Rey, se extenderá por la totalidad de los pueblos consorciados durante los próximos siete meses y contempla el empleo de tecnología LED. Gracias a la instalación de esta nueva tecnología se conseguirá un ahorro del 30,47% en el gasto en alumbrado público de los municipios, lo que supone una reducción de más de 500.000 euros anuales.
La renovación se extiende también a la gestión diaria de las instalaciones, introduciendo un sistema de telecontrol que proporciona un diagnóstico eficaz y en tiempo real de la situación del alumbrado. Asimismo informa, en su caso, del mal funcionamiento de la red y permite modificar y regular el encendido, el apagado y la intensidad de las luminarias. Con esta tecnología se disminuye notablemente el consumo eléctrico y por tanto la factura anual por este concepto, con la consiguiente reducción de emisiones de CO2 a la atmósfera.
La empresa encargada de llevar a cabo la actuación es Elecnor, que el pasado 31 de enero firmó un contrato con el Consorcio Energético de la Campiña para la prestación de servicios energéticos y para el mantenimiento con garantía total de las instalaciones de alumbrado público de los municipios consorciados durante los próximos 15 años. La tecnología LED  ha sido desarrollada mayoritariamente por la empresa Philips, garantizando una mayor vida útil, menores costes de mantenimiento y ausencia de materiales pesados con respecto a las viejas bombillas. Con su aplicación, los pueblos se ahorrarán una cifra global de 7,7 millones de euros en los próximos 15 años, dinero que podrá ser invertido en un mejor servicio público.
La modernización de las instalaciones supondrá un cambio en la percepción que tienen los ciudadanos sobre la iluminación de su localidad, ya que se ha pasado de fuentes de luz basadas en vapor de sodio y de mercurio a tecnología LED que ofrece índices de reproducción cromática muy superiores, con el consiguiente aumento de la sensación de seguridad en las calles y una mejora en la calidad de la luz.
El presidente del Consorcio Energético de la Campiña, José Luis Blanco, ha destacado el trabajo en común de los municipios para mejorar la gestión en el día a día, asegurando que esta transformación no supondrá ningún desembolso económico para los vecinos: “La financiación de la instalación se ha realizado a través de un modelo de prestación de servicios energéticos, que permite el cambio de la iluminación sin necesidad de inversión inicial por parte de los municipios del Consorcio. Gracias a este modelo, los propios ahorros  energéticos  generados financian la renovación tecnológica”.
La aplicación de un sistema de iluminación inteligente, como el que ha comenzado a instalarse, asegura Blanco: “pone en valor las calles, los espacios públicos y los edificios de nuestros municipios. Al mismo tiempo ofrece comodidad, personalización, seguridad y eficiencia, y transforma la manera con la que el ciudadano se relaciona con la iluminación, creando entornos diferentes según las demandas y las necesidades”.