El Dépor debe ganar, sí o sí, al filial del Villarreal

La escasez de puntos en las últimas ocho jornadas (una victoria y siete derrotas) ha conducido al conjunto morado hasta la zona caliente de la clasificación. En caso de perder mañana, el Dépor entraría de lleno en la pelea por evitar el descenso a Segunda B.

Guadalajara y Villarreal B son los equipos más goleados de la categoría, aunque ambos presentan dignos registros goleadores. De hecho, en la ida el resultado fue de empate a tres. “Queremos ganar mañana -ha dicho tajante Carlos Terrazas, entrenador del Deportivo-. Sabemos que es muy importante. Si vencemos, nos meteremos con lo equipos que están en la mitad de la tabla y alejaremos a vuene puntos la amenaza del descenso”.

Los errores arbitrales y la mala suerte han perjudicado sensiblemente al Guadalajara en sus dos últimas salidas del Escartín, en Las Palmas y Huesca. Mañana en casa arbitrará el choque Valdés Aller, un colegiado castellano leonés que el pasado domingo expulsó a cuatro futbolistas en Elche. “No reparo en ello -ha dicho el técnico vizcaíno-. No siempre nos van a pitar penalti en el último minuto, van a cometer falta sobre nuestro portero o van a conceder al adversario un tanto en fuera de juego”. Cada partido es diferente, y mañana de verá lo que da de sí el arbitraje.

Respecto al rival, Terrazas ha comentado que “el Villarreal B es, como filial, un equipo con muchos futbolistas de calidad, que trata muy bien el balón”. Pero la Segunda División es una categoriía muy dura, y máxime para un equipo que ha movido este año más de treinta futbolistas y que también ha cambiado de entrenador.

Carlos Terrazas cuenta para este trascendental partido con todos sus efectivos, excepto Harper, quien se recupera bien de su lesión de rodilla, y Collado, sancionado con dos partidos por su expulsión en Huesca, el pasado sábado. Todos los demás están convocados, y mañana se conocerán los descartes.