El Dépor visita Riazor con nada que perder y todo por ganar

El Guadalajara se presenta como líder de la Segunda División, sin presión y mostrándose como un equipo difícil de batir, el Súper Dépor marcha octavo en la tabla, necesitado de puntos y con cierta tensión en el ambiente tras una abultada derrota en Alcorcón.

Los de Carlos Terrazas afrontan el partido históricamente más difícil de su historia, pero no tienen nada que perder y mucho que ganar, lo que puede significar un arma de doble filo para un apremiado Coruña, del cual se presupone que no se puede permitir más tropiezos.

El entrenador del Guadalajara ha vuelto a transmitir el mensaje de que “nos encontramos al rival un poco nervioso” y que “habría sido más fácil intentar sorprenderles si ocuparan su posición natural en la clasificación”, pero esos mismos paños calientes sirvieron para doblegar a un desesperado Cartagena, que dobló la rodilla ante los alcarreños la pasada semana.

“Nuestro objetivo es que continúe durante mucho tiempo nuestro buen momento de juego”, admite el técnico vizcaíno, que hoy ha recibido como regalo una enorme tarta con motivo de cumplirse su primer año como entrenador del C.D. Guadalajara

Los morados conocen que el Dépor suma numerosas bajas, aunque recuperan la artillería pesada en el ataque, con la reincoporación de Xisco y Riki.

En el bando morado, el tercer portero González y el catalán Gerard Badía, además de los lesionados Arriaga y Oya, han quedado fuera de la convocatoria.

Aficionados morados, peñas y el propio club guadalajareño han preparado estos días viajes para que su equipo se sienta acompañado en Riazor.