El Empecinado y la Constitución de 1812 han protagonizado el VII ciclo de conferencias del julio seguntino

Donderis recogía de esta manera el guante que lanzó el año pasado otro ilustre conferenciante, el general José María Sánchez Toca, cuando pronunció una brillantísima disertación a propósito de la Guerra de la Independencia en Sigüenza en la que tanto en su propia intervención como también después en el turno de preguntas, salía a colación la figura histórica de Juan Martín “El Empecinado” y su lucha contra el ejército invasor francés en las inmediaciones de la ciudad.
La archivera trazó un interesante recorrido por la vida cotidiana de Sigüenza, a principios del siglo XIX, a través de las delicadas circunstancias que atravesaron sus habitantes, hombres y mujeres, durante la invasión francesa. Los sistemáticos saqueos a la Catedral, incendios y destrozos de viviendas particulares y edificios religiosos, las difíciles relaciones entre los vecinos que luchan por sobrevivir en medio del hambre, la miseria y las dificultades que genera la guerra, le sirvieron como escenario para presentar a Juan Martín Díez “El Empecinado”, un vallisoletano con vocación militar que dirigiría y lideraría buena parte de la guerrilla española que se batió contra Napoleón y que, pese a sus éxitos, el devenir histórico, social y político hizo que tuviera un final trágico.
Su relevo lo tomó ayer miércoles María Dolores Herrero Fernández-Quesada, doctora en Historia, profesora titular de Historia Moderna en la Universidad Complutense de Madrid, que fue la encargada de cerrar el ciclo. Experimentada investigadora en historia militar, “es una de las mejores de España”, comentó ayer en su introducción a la audiencia Manuel Martín Galán, presidente de la Asociación organizadora, María Dolores conoce a la perfección el siglo XVIII y la transición al XIX de nuestro país. Bajo el título “La Constitución de 1812”, disertó una ponencia sobresaliente en la que puso sobre el tapete algunos aspectos poco conocidos sobre cómo se gestó y las principales características de un texto, “nuestra primera Constitución como tal”, aclaró Martín Galán también en su introducción, que ha sido punto de partida de la historia constitucional de España y modelo para otros países europeos y americanos.

Herrero se refirió a que se gestó en dos sedes, el Teatro Cómico de la localidad de San Fernando inicialmente y el Oratorio de San Felipe Neri de la propia ciudad de Cádiz, o que, a diferencia de la creencia más extendida, nuestro primer texto constitucional no es desde ningún punto de vista un plagio de la Constitución francesa de 1791 o de la norteamericana de 1787. “Se trata de un texto genuino y español, confeccionado por unos diputados que ya entonces eran perfectamente  conscientes de que estaban haciendo historia.  La escribieron en un periodo de guerra contra las tropas francesas, con lo que se cuidaron mucho de no copiar su Constitución”, dijo la historiadora. Asimismo, María Dolores introdujo, citando bibliografía, una visión crítica y desapasionada del texto, con objeto de completar las visiones mayoritarias que ha recogido la historia hasta la fecha.

En la apertura del ciclo estuvieron presentes, además del alcalde de Sigüenza, José Manuel Latre, y de la concejala de Cultura, Sonsoles Arcones, la directora del Archivo Provincial de Guadalajara, Riansares Serrano. Las jornadas las clausuró el alcalde de Sigüenza, alabando el trabajo de la Asociación, la calidad de las dos ponencias expuestas y emplazando a la Asociación al VIII ciclo, a celebrar en el año 2013.