El grupo de música “Los Encarnitos” de Trillo

“Los Encarnitos” empezaron a tocar, bien pequeños, en el pueblo de Trillo, vestidos de heraldos, con sus trompetas, anunciando unas fiestas patronales. Corría el mes de septiembre del año 1968. Entonces sus edades no pasaban de los 10 años. Estas primeras actuaciones, unidas  al gran interés en el aprendizaje musical que mostraron desde su infancia, les llevaron a crear su propio grupo que en sus primeros días de vida tuvo la oportunidad de participar en un concurso musical para jóvenes talentos.  Juan Ramón a la guitarra, Toño al teclado, y Manolo en la batería, recibieron el primer premio.

A partir del reconocimiento y a pesar de su corta edad, en el inicio de  los años 70 comenzaron a tocar con frecuencia en la fiesta de San Francisco de Asís del Sanatorio Leprológico de Trillo. Para amenizarla, actuaban en la verbena de la celebración, el 4 de octubre. Era un día de alegría para los enfermos. Sus familias acudían solícitas y, junto a los trabajadores y los propios enfermos, lo pasaban en grande.  “Los Encarnitos” nunca fallaban a la cita. Año tras año las Hermanas de la congregación de San Francisco de Asís contaron con ellos a la hora de organizar la animación musical. El grupo siempre respondió. Además los vecinos de Trillo subíamos a participar de la fiesta y disfrutábamos bailando juntos. Cada año tocaban  en un lugar diferente del Sanatorio: un año fue en el pabellón de mujeres, otro en el bar transformado en sala de baile…

Para los tres hermanos la festividad de San Francisco era un acontecimiento de presencia obligada. Por más cosas que pasaron en el trascurrir de  los años, como el comienzo del curso escolar,  el hecho de vivir en Barcelona o el ajetreo de la vida universitaria, acudieron mientras les llamaron. El último año que tocaron en el Sanatorio fue 1981.

También durante estos años 70 “Los Encarnitos”  amenizaron con su música  todos los acontecimientos adonde les propusieron tocar. Fueron a bodas y fiestas particulares, también actuaron en la fiesta de la Guardia Civil del Pilar en el cuartel de Trillo en octubre de 1979, pero lo que más hicieron fue tocar en las fiestas patronales de los pueblos de los alrededores de Trillo. Cómo no recordar que entre los años 1973 y 1981 el grupo actuó con continuidad en Azañon, Sotoca, Huetos, Torrecuadradilla, La Puerta o  Morillejo, siendo este último lugar donde más años seguidos se les pudo ver. 

Cuando la actuación tenía lugar en los pueblos,  había que llegar hasta allí. El grupo no tenía a su disposición grandes medios. Entonces eran los tres hermanos y sus amigos quienes cargaban con sus instrumentos, altavoces, cables y micrófonos en el Seat 1500 del padre  y en un segundo coche cuando se daba la rara ocasión de poder contar con él. Lo más frecuente era hacer dos viajes para acarrearlo todo. No importaba. El transporte también formaba parte de la diversión. En la mayoría de los pueblos les ofrecían alojamiento y alimentación durante los días de las fiestas.

En el año 1981 “Los Encarnitos” actuaron en  las fiestas patronales de Trillo. Tocar en las fiestas de su pueblo fue un gran acontecimiento para ellos. Lo hicieron como se hacía entonces, en el balcón del Ayuntamiento.  Allí estuvieron todos los vecinos de  Trillo, juntos en la Plaza Mayor, bailando “Los pajaritos”, “El millón de amigos”, “La espinita” y los pasodobles de siempre. Igualmente quedan en la memoria colectiva trillana aquellas verbenas de verano en el frontón. Un entarimado al fondo, junto a la pared, y  sobre él “Los Encarnitos” animando el ambiente. Buena música, una barra de bar y el pueblo de Trillo tenía la fiesta asegurada.

A lo largo de su trayectoria fueron muchos los amigos que formaron parte del grupo tocando diferentes  instrumentos.  Los más habituales fueron Toni Álvarez Rello, al bajo, y Josechu Yela, a la guitarra.  Ellos dos, junto a Toño que seguía en los teclados y a Manolo en la batería integraron el grupo en sus últimos años en activo, desde 1978 hasta 1981. En este periodo Juan Ramón, que se había retirado porque inició su carrera artística con La Red de San Luis, en cuanto tenía ocasión, y su tiempo se lo permitía, se unía al grupo como otra guitarra y voz más. Lo que nunca se cuestionó ninguno de los que tocaron con ellos fue cambiarle el nombre al grupo. Estaba asumido que siempre se iba a llamar “Los Encarnitos”.

A partir de 1981 cada uno de los músicos tuvo que centrarse en su vida profesional y personal. Se había terminado la época de estudiantes y ya no había tiempo para ensayos y actuaciones, pero aquel espíritu musical nunca desapareció en ninguno de ellos. En la actualidad continúan tocando por separado y en alguna ocasión especial se han unido para tocar juntos.

De aquellos “Encarnitos” sabemos que en abril del 2008 Juan Ramón nos dejó y que en la actualidad Toño sigue con su teclado y su guitarra amenizando con su repertorio de canciones fiestas de cumpleaños, fiestas en chamizos y  también actuaciones sociales como por ejemplo la última chocolatada de Navidad en la Residencia Fuentealegre en la que los  trabajadores y los familiares bailamos con nuestros mayores y disfrutamos todos juntos como en aquellas verbenas de los años 70. Y  aunque Toño va actualizando el repertorio con canciones de hoy, siempre deja un hueco para las canciones clásicas de aquellas verbenas que la  generación de nacidos en el final de los 50 y en los 60 lleva en el recuerdo.