El jurado popular delibera ya sobre la muerte de Carolina a manos de su pareja

juicio_cifuentes231015Después de cuatro días de testimonios ha finalizado el juicio que se seguía en la Audiencia Provincial de Guadalajara contra J.M.B.V, el carnicero de Cifuentes que, en verano de 2013, acabó con la vida de su compañera sentimental cuando ella estaba embarazada de casi ocho meses de un hijo presumiblemente de ambos. El jurado popular ya está reunido y en las próximas horas se conocerá su decisión sobre la culpabilidad o  inocencia del acusado. Posteriormente, será la presidenta de la Audiencia quien determine la pena impuesta.

Los hechos de los que se juzga al encausado datan de hace algo más de dos años en que, la compañera del acusado, de nombre Carolina, madre de tres hijos de un anterior matrimonio, desapareció supuestamente de la vivienda que compartía con J.M.B.V. y posteriormente, tras una ardua investigación y distintas versiones del encausado, él mismo ayudó a encontrar uno de las nueve partes en las presuntamente la había descuartizado.

En octubre de 2013 apareció el tronco de la víctima enterrado en una finca del reo -en prisión provisional desde que ocurrieron los hechos-  y posteriormente se desenterraban los demás restos.

El Ministerio Fiscal ha mantenido para el acusado la petición de una pena de 15 años por un delito de homicidio y aborto con el agravante de parentesco, y en sus conclusiones definitivas ha añadido el “abuso de superioridad”.

Por su parte, desde la Defensa se pide un año de prisión o dos años y un día para su defendido por homicidio accidental, y que “no hubo intención de matar” sino que el resultado es fruto de una previa discusión entre ambos, que después él acusado la empujó, y debido al golpe, Carolina se golpeó contra una cómoda.

También entiende la Defensa que estos hechos “dista mucho de ser normal” y que después de estos, el miedo “insuperable” y le llevó a actuar como lo hizo y a mentir incluso varias veces diciendo que había echado el cuerpo a los perros.

Por su parte, la Acusación Particular que se encarga de los intereses de los tres hijos de la víctima, también ha variado su petición inicial de pena de asesinato con ensañamiento, y retira el ensañamiento, y pide para el acusado 20 en vez de 25 años de cárcel, sosteniendo que mató a Carolina sin que esta se pudiera defender.

Para la letrado encargada de defender los intereses de los hijos de Carolina “está claro que la quería matar”, y lo planeó para ello y, después, cuando se desenterró el tronco de la víctima “no se le vio ni atisbo de bloqueo” sino que incluso dijo –según la letrado- que le dejaran “disfrutar” de las fiestas de Cifuentes, que se celebraban esos días.

La acusación que representa a la madre y hermana tiene claro que su petición de 30 años por asesinato y aborto es porque sostiene que se está ante un caso de asesinato de una víctima de violencia de género, considera que hubo alevosía, desvalimiento e indefensión.

A juicio de esta letrado, el supuesto agresor agredió a su pareja cuando estaba sola, embarazada de casi ocho meses con menos posibilidades de defenderse, y porque la consideraba un objeto de su propiedad y esta le había advertido de su marcha y no quería eso.

Por lo que respecta a la Acusación Popular, representada en esta vista en base a la ley de Castilla-La Mancha de personarse en procesos de violencia de género de especial virulencia, también habla de asesinato entendiendo que no hubo una discusión previa como defiende la Defensa y su indefensión por parte de la víctima.

La vista se ha prolongado durante tres días en la Audiencia Provincial de Guadalajara, juicio que han querido presenciar tanto la madre como la hermana de la víctima.

Los hechos se remontan a septiembre-octubre de 2013, en que J.M.B.V., carnicero de Cifuentes, acabó presuntamente con la vida de su pareja C.D.C.C.C., embarazada de casi ocho meses y con tres hijos menores.