El juzgado dicta auto de imputación por desobediencia de Román con la campaña del eje Cultural

ayuntagu_roman140513El Juzgado de Instrucción número 3, que investiga un posible delito de desobediencia contra el Ayuntamiento de Guadalajara por negarse a retirar la propaganda del denominado “Eje Cultural” durante la campaña electoral de las pasadas elecciones europeas, ha citado a declarar como imputado al representante legal del Consistorio el próximo día 11 de noviembre. Tras dar a conocer esta información, el diputado regional del PSOE de Guadalajara Luis Santiago Tierraseca ha manifestado que el alcalde, Antonio Román, debería “tener la valentía de dar la cara y presentarse a declarar para asumir la responsabilidad”.

Tierraseca ha recordado que Román no solo es el máximo responsable del Ayuntamiento, sino que firmó personalmente las alegaciones presentadas en primera instancia ante la Junta Electoral Provincial. “Por eso, entendemos que es quien debe acudir también ahora para dar explicaciones y comparecer como imputado”, ha subrayado.

Lo cierto es que el Ayuntamiento  infringió de manera sistemática todas las resoluciones de la Junta Electoral, que ordenaron desde el primer momento retirar la campaña de propaganda del “Eje Cultural” de todos los medios de difusión. Tras un primer acuerdo del 22 de abril en este sentido, este órgano tuvo que pronunciarse nuevamente para reiterar el requerimiento “tras verificarse su incumplimiento”, y hacerlo incluso una tercera vez “ante la constatación de un nuevo incumplimiento”, según recogían de manera literal los escritos pronunciamientos. Fue en esta ocasión cuando la resolución ya llegó acompañada por la orden de dar traslado de los hechos al juzgado ante un posible delito de desobediencia.

Tierraseca ha llamado la atención sobre el hecho de que la Junta Electoral –compuesta por tres jueces profesionales y dos representantes políticos, propuestos por el PSOE y el PP– tomo esta decisión por unanimidad. Es decir, incluso con el voto del miembro designado por el PP. Posteriormente, este mismo órgano acordó desestimar las alegaciones del Ayuntamiento, e incluso tomó otra resolución más, relativa a la distribución de revista municipal “30 dí@s”, que consideró un instrumento de propaganda municipal también prohibido expresamente en periodos electorales. Sin embargo, la publicación fue repartida por toda la ciudad.