El Paseo de la Alameda se llenó de encajeras en su IX Encuentro seguntino

Hasta doscientas, provenientes de Cuenca, Navarra, de pueblos de Madrid como Coslada, de donde llegaban hasta tres grupos diferentes, Manzanares el Real, Alcobendas o Alcorcón y también naturalmente guadalajareñas procedentes de Huérmeces del Cerro, Galápagos o Brihuega por citar sólo unos ejemplos, han compartido bancos, experiencias y patrones.

Una vez ubicadas en el Paseo de la Alameda, a las once de la mañana, la organización repartía el desayuno para todas. También y al reclamo del día seguntino de las encajeras se acercaban diez puestos artesanos, casi todos relacionados con los bolilllos, pero también otros muy curiosos, como uno valenciano especializado en abanicos.

Animadas por el espléndido día, con calor que no llegaba al sofoco, Las encajeras abrían labor para mostrarla al resto de las participantes en el IX Encuentro. Unas y otras curioseaban el trabajo de las demás, intercambiando picados, que son las cartulinas que sirven de patrón, teléfonos y amistad, que luego continúan en otros eventos similares por toda España. “Es un placer comprobar cómo nuestro Encuentro de Encajeras crece y se consolida como uno de los más importantes de la provincia de Guadalajara”, declara Leo Navarro, presidenta de la Asociación El Mundillo de Sigüenza que organiza el evento. Mercedes del Moral es la monitora de las encajeras briocenses. No han fallado a ninguna de las nueve convocatorias anteriores: “En Brihuega hacemos un encuentro parecido. Este año hemos venido siete. Nos hemos hecho buenas amigas de Leo Navarro y de las encajeras seguntinas. Abrimos labores, compramos hilos y  siempre aprendemos algo nuevo en cualquier encuentro, y naturalmente también en el de Sigüenza”.

El alcalde de la ciudad, José Manuel Latre, departía con las encajeras, seguntinas y visitantes, dedicándoles unas palabras al inicio de la jornada. “Es digno de admiración que la Asociación El Mundillo de Sigüenza logre reunir año tras año a  más de 200 encajeras que llegan hasta la Alameda desde todo el país”, afirmó en su presentación del evento. Asimismo,  Latre anunciaba que el Ayuntamiento apoyará iniciativas como ésta con el fin de que “las personas que se sientan atraídas por las labores tradicionales no dejen de visitar Sigüenza como otro más de los motivos para acercarse a conocer nuestra ciudad”.

La Asociación El Mundillo de Sigüenza ha tenido un detalle con cada una de las participantes haciéndoles entrega de un acerico con un separador para los bolillos. Al final de la mañana se ha hecho el sorteo y la rifa de diferentes regalos donados por las tiendas seguntinas. El día de las encajeras terminaba con una comida multitudinaria que tenía lugar en el Restaurante Madrid, y con una visita guiada al Convento de las Ursulinas.

Esta bonita iniciativa comenzó en el año 2003, y en un marco tan distinguido como el seguntino, ha alcanzado un gran éxito de público y mucha aceptación. La Asociación El Mundillo de Sigüenza ha contado para la organización del evento con la colaboración del Ayuntamiento, de la Diputación Provincial de Guadalajara, de la Caja de Guadalajara y de Ibercaja así como de un buen número de comercios locales de la Ciudad del Doncel.