El placer de regalar en San Valentín

El Día de San Valentín, festividad importada, comenzó en los países anglosajones con un inocente envío masivo de postales de amor y cariño, luego llegaron los chocolates y por último las rosas: la roja indica el amor, la blanca representa la paz, y la amarilla y la azul la amistad.

Hoy en día los regalos son más variados y aunque lo mejor es decir te amo… o te quiero cualquier día del mes y del año, no viene mal un recuerdo especial el 14 de febrero.

A flor de piel “Saharienne”, de Yves Saint Laurent. Un homenaje a una de las prendas míticas de este diseñador. Es una fragancia fresca y explosiva gracias a sus notas cítricas desvelando efluvios solares y envolviendo la piel como si fuera una voluptuosa caricia (65 euros, 75 ml).
Un perfume de alta costura: “Eaudemoiselle”, de Givenchy. Es una fragancia femenina y sofisticada que sorprende por su delicadeza y aroma floral almizclado. La salida se desvela por el estallido de notas chispeantes de la mandarina y limón con un ligero acento verde, el corazón sensual gracias a un ramillete floral compuesto por la rosa, azahar y lirio. El fondo es una estela amaderada y almizclada (84 euros, 100 ml).
Un destello ambarino: “Love, Chloé Intense”. Un destello ámbar, muy intenso, un acorde esencial de notas empolvadas y delicadas gracias al iris, heliotropo y flores frescas y un fondo balsámico voluptuosos ligeramente dulce gracias al absoluto de vainilla (95´60 euros).
Un corazón rosa: “Aura by Swarovski”, de Clarins. Es un prisma de energía donde se fusionan el benjuí, almizcle y ámbar con tres haces olfativos: afrutado, floral y especiado, encerrado en estuche en forma de corazón rosa en formato 15 ml y una barra de labios “Cristal Shine” para dar y robar besos con chispa cristalina y centelleante (50 euros).
Perfume joya: “Collar en perfume solido Viva La Juicy”, de Juicy Couture una deliciosa mezcla de frutos del bosque y mandarinas, madreselva, gardenia y ámbar cremosos encerrada en una joya: diamante en forma de corazón (38 euros).
En cofre: “Eau de Soir”, de Sisley. Una caja encierra la fragancia más célebre de la marca, gracias a su estela floral Chipre con notas de mandarina y pomelo en la salida, un corazón floral de jazmín y celinda y notas almizcladas y ambarinas en el fondo. (183 euros, 100 ml).
Urbana: “Flower Tag”, de Kenzo. Un acorde afrutado y notas de grosella, ruibarbo y mandarina en la cabeza, notas florales por la peonia, jazmín y lirio en el corazón y sensualidad  gracias al té, vainilla, almizcle  con la nota Kenzo en el fondo. (83´66 euros).
Regala experiencias: “Smartbox instante belleza”. Regala momentos de belleza, peluquería, relax con una de estas cajitas. Contiene una guía para que elijas en el centro y un bono regalo en un centro de belleza que elijas. A partir de 14 euros.
Un bouquet de flores recién cortadas: “Red Roses fragance Chronicle”, de Joe Malone es una voluptuosa combinación de las siete rosas más exquisitas del mundo con un corazón de violetas y un ligero toque a limón (84 euros, 100 ml).
La delicadeza de las notas verdes: “Tous L´Eau de toilette”, de Tous es cítrica, aromática, floral y amaderada gracias a su salida luminosa y mediterránea, un corazón floral y a las notas amaderadas y cálidas de su estela (65 euros).

Por Esperanza de Juan