El PSOE acude a los tribunales para “evitar la muerte del Plan de Carreteras”

“Vamos a hacer todo lo que esté en nuestra mano para evitar la muerte este proyecto, que actualmente se encuentra paralizado”, ha asegurado la portavoz socialista, María Antonia Pérez León.

El recurso se basa en la ausencia de documentación para justificar la alteración del periodo de ejecución, la financiación y el tratamiento que van a recibir las carreteras, así como el orden de ejecución, postergando unos pueblos en beneficio de otros. Según Pérez León, se trata de una “verdadera chapuza política, con la que han cambiado el consenso por la arbitrariedad, el diálogo por las decisiones unilaterales y los informes técnicos por un despropósito administrativo”.

En el aspecto económico, ha agregado, un plan financiero sólido, aprobado por el Gobierno de España y por todos los grupos de la Corporación, ha sido sustituido por una inestabilidad que hace peligrar la continuidad tanto del Plan de Carreteras como de otras inversiones de la Diputación. Los compromisos formales de inversión han sido eliminados. Tan solo se hacen unas previsiones que resultan prácticamente imposibles de cumplir, según el propio informe del Servicio de Intervención.

La decisión de acudir a los tribunales se produce tras el rechazo de un recurso de reposición presentado ante el pleno de la Diputación. A pesar de ello, Pérez León ha reiterado su oferta de diálogo al Equipo de Gobierno para recuperar el clima de consenso y estudiar los posibles cambios con la participación de todos los grupos representados en la Corporación.

La portavoz socialista ha resaltado el grave perjuicio para el desarrollo de la provincia que supondrá el fracaso del Plan de Carreteras. “La falta de inversión provocará una importante pérdida de empleo y el abandono de nuestros pueblos en un momento en que las comunicaciones son cada vez más esenciales para acceder a los servicios y equilibrar el territorio”, ha señalado.

El viceportavoz del Grupo Socialista, Julio García, ha explicado que el Plan de Carreteras se encuentra prácticamente paralizado y que en el Área 1 (Sigüenza y zona Norte) no ha empezado ni una sola obra, y ni siquiera han terminado las que estaban empezadas: la GU-145 (de Ujados a Romanillos de Atienza), la GU-154 (de Atienza la límite de provincia) y la GU-149 (de Baides a Huérmeces del Cerro).

La situación no es mucho mejor en el Área 2 (zona de Molina de Aragón), donde había seis millones de euros dispuestos para ejecutar en 2011. Por último, en el Área 3 (zona de Guadalajara), se ha frenado el ritmo de trabajo de manera considerable. Aunque ha empezado algún tramo nuevo, se han parando otros ya en obras –en Hontoba e Illana– o a punto de iniciarse, como en Moratilla de los Meleros o Driebes, pospuestos durante varios años.